Havel celebra en Bratislava la “Revolución Tierna”

19-11-2009

La visita de Havel a Eslovaquia, la carencia de medicamentos contra la gripe A en las farmacias y el próximo congreso del Partido Cívico Democrático son algunos de los temas de la prensa checa de este jueves.

Václav Havel, foto: ČTKVáclav Havel, foto: ČTK Lidové Noviny comenta la visita del ex presidente checo, Václav Havel, a Eslovaquia con motivo del 20 aniversario de la Revolución Tierna, que es como se conoce en el país vecino a la Revolución de Terciopelo.

La presencia de Havel en Bratislava tiene un fuerte carácter simbólico por lo ambiguo que resulta este aniversario en Eslovaquia, de hecho el 17 de noviembre no se celebraba desde hacía 10 años. La caída del comunismo es de carácter secundario en Eslovaquia, donde lo más importante es el proceso independentista que dividió la Federación Checoslovaca

El ejemplo más representativo es el primer ministro eslovaco, Robert Fico, que recientemente ha expresado que con la dictadura comunista no se vivía tan mal y que ha aprovechado la fecha para criticar fuertemente a Havel, a quien acusa de destruir la industria eslovaca.

En 1991, poco después de ser elegido presidente, Havel fue atacado con huevos por militantes nacionalistas durante su visita a Bratislava. En esta ocasión, el ex mandatario ha declarado que no siente rencor por aquello, y que al fin y al cabo, mejor huevos que piedras.

Mladá Fronta Dnes informa en portada que en las farmacias ya no queda Tamiflu, el medicamento utilizado para combatir la gripe A. El problema no es que no haya, sino que se encuentra almacenada y su distribución está limitada a los hospitales.

El Gobierno prefiere que se aplique únicamente para casos graves y que no se consuma irresponsablemente, ya que luego puede causar tolerancia al medicamento. El Estado mantiene en reserva dos millones y medio de cajas de Tamiflu y del otro medicamento recomendado contra la gripe A, Relenza.

Hospodářské Noviny analiza la situación del Partido Cívico Democrático antes del Congreso de este fin de semana, en el que algunos líderes regionales, liderados por el alcalde de Praga, Pavel Bém, tratarán de deponer al actual presidente del partido, Mirek Topolánek.

En declaraciones al periódico, Topolánek anuncia su propósito de seguir al frente del partido, y afirma que la formación debería encaminarse a asentar sus bases ideológicas y crear una estrategia a largo plazo. En caso contrario, advierte Topolánek, el partido se convertirá en un mero ascensor al poder, lo que supondría una rápida debacle electoral.

Por su parte, Právo advierte en sus páginas sobre el alto número de divorcios en la República Checa, que se mantiene estable en torno a las 30.000 anulaciones del matrimonio al año, y todo a pesar de que disminuye el número de bodas. Mientras que en 1990 se celebraron más de 90.000, en 2008 fueron unas 50.000.

El periódico analiza también las consecuencias económicas de estas separaciones, y es que en muchas familias los altos costos de un divorcio es la gota que colma el vaso. Se calcula que una cuarta parte de las familias checas están endeudadas con un crédito al consumo, y muchas acumulan deudas de diferentes tipos. Además, como avisa el diario, las deudas se distribuyen entre las partes al divorciarse.

19-11-2009