Aerolíneas Checas pintan sus aviones al estilo retro

22-02-2012

Dudas sobre el desarrollo de la energía nuclear en la República Checa. Los artistas podrán actuar en las calles de Praga. El tatuaje es cada vez más popular entre los checos. Estos son algunos de los temas que aborda la prensa checa este miércoles.

El desarrollo de la energía nuclear en la República Checa es un proyecto inseguro, informa el diario Hospodářské Noviny. En octubre pasado, el gigante energético checo ČEZ abrió la licitación para la ampliación de la central nuclear de Temelín que debería recibir dos bloques nuevos.

Sin embargo, la misma empresa considera el proyecto muy arriesgado, afirmó su director comercial, Alan Svoboda, en una conferencia sobre el sector energético que tuvo lugar este martes en la capital. Según Svoboda es imposible decir a qué precio se va a vender la electricidad dentro de unos pocos años, cómo se desarrollará la energía verde en Europa y cuál será la situación económica de la República Checa en el futuro.

Esos factores ponen en riesgo la recuperación de los fondos invertidos en la ampliación de la central cuya realización puede resultar más cara de lo esperado, como en el caso de las centrales nucleares en países como Francia o Finlandia.

Los analistas de la compañía Candole Partners confirmaron la preocupación de ČEZ. Sus cálculos demostraron que la ampliación de Temelín representa una pérdida segura, concluye Hospodářské Noviny.

 

Tocar música sin permiso en las calles de Praga representaba para los artistas una multa segura y la confiscación del instrumento musical. Sin embargo, pronto los artistas podrán desarrollar su actividad en las calles de Praga libremente, señala el diario Právo. Cada producción podrá durar hasta dos horas y tendrá que realizarse entre las diez de la mañana hasta las nueve de la noche. En el espectáculo podrán participar un máximo de cuatro personas, pero no se permitirá el uso de escenarios o pedestales.

La nueva norma otorga una libertad casi total a los artistas callejeros. No obstante, estos últimos temen el caos que puede causar el reglamento que no define de ninguna manera el carácter de la producción. “Así cada indigente puede presentarse como artista”, sostiene Právo.

 

El tatuaje es cada vez más popular entre los checos, señala Mladá Fronta Dnes. Según el diario, los checos gastan cada año alrededor de 12 millones de euros por decorarse la piel. Si antes los tatuajes los usaban los prisioneros o los motociclistas, ahora está de moda entre los empresarios o los empleados de los bancos, escribe el periódico y añade que eso era inimaginable hace unos pocos años.

Los artistas especializados en tatuaje afirman que la sociedad checa se vuelve cada vez más tolerante. Sin embargo, recomiendan a sus clientes pensar bien la forma del tatuaje y colocarlo en un lugar que se pueda esconder si es necesario.

 

Foto: ČTKFoto: ČTK Las Aerolíneas Checas pintan sus aviones al estilo retro, informa el diario Lidové Noviny. El antiguo diseño llamado ‘la barba roja’ que la aerolínea usaba en los años 50 y 60 fue pintado en el Boeing 737-500 que vuela desde Praga a distintas ciudades europeas. En su primer vuelo, el avión, decorado con una línea roja y la inscripción ‘Aerolíneas Checoslovacas’, sorprenderá a los viajeros en el aeropuerto de Bruselas.

22-02-2012