Las Adelitas: la revolución de la comida mexicana en Praga

12-11-2009

Las Adelitas no es un restaurante más de comida mexicana. Desde hace año y medio, a pesar de haberse dedicarse solo al catering y el reparto a domicilio, habían conseguido hacer famoso su nombre entre los amantes de esa cocina. El restaurante que acaban de abrir en el centro de Praga, amplía las posibilidades para disfrutar de sus platos.

Al auténtico sabor de México se llega bajando unas escaleras en el número 8 de la calle Americká de Praga. El nuevo local supone la confirmación y el triunfo de un proyecto que comenzó hace más de un año utilizando los tranvías de la capital como medio de transporte para el despacho a domicilio y el boca a boca como promoción, como explica uno de los responsables de Las Adelitas, Patricio Ibargüengoitia.

Fernando LariosFernando Larios “El negocio lo empezamos desde la casa. Teníamos el servicio de comida mexicana. Con Rodrigo Flores, el chef, empezamos a vender hace un año y medio comida. Nuestra forma de llegar a la gente fue por Facebook y Hotmail, y ya después empezamos con la página. Pero más que nada la forma de llegar a la gente fue el sabor de la comida y la divulgación de este sabor entre la gente”.

El nombre del local tiene reminiscencias de la Revolución mexicana, continúa relatando Patricio.

“El nombre de Las Adelitas viene de un grupo de mujeres revolucionarias en México, que lucharon la Revolución por sus derechos de mujer, y también ayudaban a proveer alimentos a los batallones. Aquí en el local tenemos fotos de las Adelitas." Otro de los implicados en el proyecto, Fernando Larios, muestra la decoración del local, “como puedes ver, los motivos de todo el restaurante tienen que ver con la Revolución y la época de oro de México. Tienes aquí a los héroes de la Revolución." “Esta es una revolución de la comida mexicana en Praga”, dice Patricio Ibargüengoitia.

Efectivamente las imágenes en las paredes pertenecen todas a esa época, la edad de oro mexicana. Emiliano Zapata y Pancho Villa, ‘Adelitas’ armadas a conciencia, niños con escopetas,… Todo un pueblo levantado en armas en pos de la primera revolución social y política del siglo XX.

Patricio IbargüengoitiaPatricio Ibargüengoitia Adelita era el nombre de guerra de Altagracia Martínez, según la versión más extendida, una mujer perteneciente a la clase alta pero simpatizante de la Revolución, a la que se unió. Su camino lo siguieron tras ella muchas otras mujeres, como continúa contando otro de los fundadores del restaurante, David Zamorano.

“Les fueron denominando igual al grupo de mujeres que siguieron los pasos de ella, que fue Adela, se les llamó en general ‘Adelitas’," dice David. "Y esto viene por una canción que compusieron. Un general se enamoró de Adela, y hay una canción, un corrido mexicano, por el que se hicieron famosas: ‘Si Adelita Se Fuera con Otra’, añade Fernando Larios. "La fama de las Adelitas ha llegado hasta esta época a Praga”, concluye Patricio Ibargüengoitia.

En cuanto a lo más importante, la comida, Las Adelitas presume de contar con auténtica comida mexicana y lo hace con un auténtico chef de profesión, formado en su país antes de llegar a la República Checa. Este grupo de jóvenes provenientes de diferentes zonas de México tiene como máxima respetar la sabrosa tradición de la que proceden. La cantidad de restaurantes seudo mexicanos por el mundo han creado una idea de esa comida en muchos casos alejada de la real. Un ejemplo de ello son sus quesadillas, las que pueden considerarse su especialidad. Envueltas en tortillas de maíz hechas por ellos a mano, sorprenden a muchos clientes por muy acostumbrados que estén a la comida mexicana. Su chef, Rodrigo Flores, habla de ellas.

Las AdelitasLas Adelitas “Si vas caminando por las calles de México, en cualquier esquina puedes encontrar este tipo de quesadillas, es la que se come todos los días en México. Flavio Viveros habla de cómo se hacen estas tortillas, “es como en una taquería en México. Tú ves que te la están haciendo con la tortillera y el agua sale por los lados y la masa sale fresquita y el aroma al freír”. Fernando Larios sentencia, “estas son las quesadillas más ‘mexas’, más mexicanas”.

El apoyo de la Embajada de México, que siempre cuenta para sus actos con la comida de Las Adelitas, es un garante de su calidad y autenticidad. Ahora acaban de abrir sus puertas, pero en un futuro próximo están pensando en ampliar su oferta con recetas de la cocina de su país menos habituales en los menús de los restaurantes mexicanos, como puedan ser platos, o como ellos dicen “platillos”, de pescado. También esperan en breve ofrecer una gran gama de diferentes tequilas siguiendo el criterio de Patricio Ibargüengoitia, que dice que “de tanto probarlo”, se termina conociéndolo.

12-11-2009