Gabriel Ruberto, el patrón del vino argentino en Chequia

11-03-2010

Gabriel Ruberto, empresario argentino instalado hace casi una década en Praga, es en parte responsable de que los checos estén aprendiendo a disfrutar de vinos de calidad. Empezó importando vinos argentinos y chilenos cuando el tercer milenio recién despuntaba y ahora ha ampliado su negocio y trae carnes argentinas y hasta yerba mate.

Gabriel Ruberto, foto: autorGabriel Ruberto, foto: autor Gabriel Ruberto está convencido de que los checos, a pesar de la crisis, son amantes del buen vino. El problema es que no tienen cómo acceder a él, por falta de información, ya que deben comprar a ciegas en las tiendas, dejándose llevar por el azar o el olfato.

Para eso está Nestar, su empresa, que con el recién creado Club del Vino, quiere ser una guía confiable para que el consumidor checo acceda a un vino de calidad a un precio conveniente.

Gabriel Ruberto, foto: autorGabriel Ruberto, foto: autor “Hace un par de años captamos que hay una demanda insatisfecha en el mercado de gente que quiere conocer más sobre el vino. Cuando uno tiene la opción de comprar vino no recibe demasiada información y está el riesgo de que la gente compre o invierta un dinero sin saber lo que está comprando. Un poco en lo que el Club del Vino se focaliza es justamente disminuir ese riesgo a través de la selección que hacen nuestros sommeliers. Y en paralelo ofrecerle un vino exclusivo que no puede conseguir en otro lugar, como en un supermercado”.

¿Ha cambiado mucho el mercado del vino en la República Checa, en todos estos años que Gabriel Ruberto lleva implicado en él?, le preguntamos.

“Realmente ha cambiado, se ha vuelto bastante competitivo. Obviamente la crisis ha afectado bastante el sector gastronomía, pero vemos que la gente es cada vez más curiosa a probar vinos de mejor calidad, a arriesgar a pagar un poco más por la calidad y creemos que la tendencia del mercado es ofrecer y vender vinos de calidad y no tantos vinos populares o comerciales”.

Gabriel Ruberto recuerda los comienzos de su empresa, cuando el boom del vino todavía no llegaba a la República Checa.

“Nestar fue fundada en el año 2001 como una empresa importadora principalmente de vino argentino. Después, con el tiempo y captando las necesidades de los clientes fuimos incluyendo vinos de otros países, como Chile, México, Uruguay, España, siempre con la atención puesta en la que es el sector gastronómico, hoteles, restaurantes y vinoteras. Y hace tres o cuatro años empezamos a importar carne argentina, la que pueden comprar online en www.nestar.cz”.

La meta de Nestar y del Club del Vino es educar al cliente para que no compre vino a ciegas.

“El trabajo que tenemos por delante es tratar de demostrarle al consumidor que hay diferentes tipos de vino, diferentes calidades. Hoy por hoy la gente no maneja información. Entonces la idea nuestra es explicarle a la gente y darle a degustar, porque el vino se tiene que degustar, darle a probar este tipo de vinos. Creemos que la tendencia a mediano, largo plazo es que la gente se pase de vinos populares a vinos de alta gama”.

Por ser argentino, Gabriel Ruberto se centra en vinos de su país y de Sudamérica, pero dice que también ofrecen de otras latitudes.

“Nestar es una empresa argentina y obviamente nos enfocamos en estos países de Sudamérica y en España, que son los que conocemos mejor y son con los que hace mucho tiempo trabajamos. Pero el club está abierto a otros tipos de vino. La idea es que la gente no se focalice en una gama o en una región, sino que vaya aprendiendo sobre otras regiones. Por ejemplo, Australia tiene un excelente Syrah, en Portugal es muy conocido el vino verde, en Argentina el Malbec, en Chile el Carménére. El espectro es muy grande y no nos queremos solamente identificar con los vinos de Sudamérica y España”.

Y además de vino y carne argentina, Nestar también ofrece yerba mate, un producto típicamente rioplatense cada vez más popular en la República Checa.

11-03-2010