Café Oliveira, el cobijo de los portugueses en Praga

09-11-2012

Fado, fútbol luso, tapas y hasta cerveza de Portugal consiguen crear en un local de Praga 2 el ambiente de un bar portugués al que se acude no solo por ‘saudade’, esa melancolía tan portuguesa. El Café Oliveira, abierto desde este verano, es el primer lugar de este tipo para lusófonos en Chequia y es llevado curiosamente por un ingeniero civil.

Foto: Café OliveiraFoto: Café Oliveira Los bares son lugares muy ligados a la cultura de un pueblo, y seguramente más aún en países del sur europeo como España y Portugal, donde tienen unas características muy propias.

Fábio Manuel Machado Oliveira, añorando precisamente ese ambiente tan familiar en Praga, donde vive hace ya más de dos años, consiguió abrir este verano el primer café (o bar, según se mire) portugués.

La decoración y, sobre todo el ambiente y los productos, son portugueses, cuenta Fábio.

“Es típicamente portugués, tenemos todos los productos típicos de Portugal, e incluso unos cuantos también de la Península Ibérica. Es sobre todo un lugar de encuentro de ibéricos y checos”.

Memorable fue la inauguración del Café Oliveira este verano, recuerda Fábio, que coincidió además con uno de esos momentos en los que aumenta el patriotismo cada dos años.

“Hemos abierto el 9 de junio, con el primer partido de Portugal en la Eurocopa. No esperaba muchas personas el primer día, pero vinieron como cien o así”.

Los partidos de tu equipo en el bar son sin duda otro de los momentos que un expatriado, o emigrante, echa de menos lejos de su país. Fábio lo sabía bien y en el Café Oliveira se ponen los encuentros de la liga portuguesa.

Fábio Manuel Machado Oliveira, foto: Daniel OrdóñezFábio Manuel Machado Oliveira, foto: Daniel Ordóñez “Es el único sitio que tiene la liga portuguesa. Es que aquí no se puede ver a un equipo portugués si no es en competiciones europeas o algo así. Es una marca de la casa tener los partidos de la liga portuguesa y de la selección. Pero también ponemos los de la liga española y la inglesa”.

La cercanía cultural ha hecho que su local no solo sea frecuentado por portugueses.

“Tengo aquí muchos clientes españoles también. Muchos gallegos y sevillanos, que viven aquí cerca. Les gusta porque es un poco como el ambiente español, que tiene estas pequeñas tapas para picar y la cerveza es parecida”.

Fábio Oliveira, que llegó a Praga desde Braga, en el norte de Portugal, llevaba una vida bien distinta en la República Checa antes de abrir el local, cuenta.

Foto: Café OliveiraFoto: Café Oliveira “Soy ingeniero civil y estaba aquí trabajando en una empresa portuguesa. Pero cerraron las oficinas a inicios de este año y entonces se me ha ocurrido abrir un bar portugués. Cuando vine aquí ya lo pensaba, pero es que no tenía dinero tampoco para abrirlo, pero lo pensaba con nostalgia porque aquí no hay nada así. Echaba de menos algo portugués, incluso para estar con conocidos portugueses aquí. No había un sitio donde pudiéramos ir a ver el fútbol o a tomar una cerveza. Nunca sabíamos dónde ir. Ahora ya saben que en el Café Oliveira van a encontrar portugueses”.

Pocos ingenieros se convierten en camareros, sin duda. Podría pensarse que es más cómodo el trabajo de oficina, empezando a trabajar por la mañana, etc. Sin embargo Fábio no podía estar más contento con el cambio.

“Bueno, es que yo siempre tenía estrés porque trabajaba como ingeniero civil, pero de obra, director de obra. Tenía estrés todos los días y trabajaba 12-13 horas al día. Ahora es una experiencia diferente, me está gustando mucho, tienes contacto con muchas personas. A decir verdad, yo creo que probablemente soy el portugués más conocido de Praga. Para los portugueses, claro, pero es que todo el mundo me conoce ahora”.

El Café Oliveira anuncia los partidos que van a poner cada día de fútbol. Es solo una excusa más para encontrarse en ese lugar donde los portugueses de Praga se sienten algo más cerca de casa.

09-11-2012