Vlasta Pruchová, la primera dama del jazz checo

04-07-2001

Vlasta Pruchová, la primera dama del jazz checo que celebra el 12 del corriente su 75 cumpleaños.

Vlasta Pruchová nació en 1926 en una familia checa aficionada al canto, radicada en la ciudad eslovaca de Ruzomberok. Su padre, que ejercía de director civil de un hospital militar, era, además, un magnífico bajo. Y su madre, que había estudiado canto en Viena, era una excelente contralto. Con aficionados locales solían escenificar óperas y operetas. Pero esta plácida vida tendría un dramático desenlace. Vlasta Pruchová recuerda:

"Cuando estaba en el segundo año del liceo, llegó Hitler y los eslovacos nos dijeron: ¡Checos, fuera! Cargamos todos nuestros bienes en un vagón y nos mudamos a Praga. Yo tenía 12 años y ello me causó mucha pena".

El interés de Vlasta Pruchová por el jazz nació cuando en 1941 asistió a un festival de estrellas de jazz checas donde también conoció a su futuro marido, Jan Hammer.

Jan Hammer había estudiado medicina, pero después de que los nazis clausuraran en otoño de 1939 las escuelas superiores checas, el joven se ganaba la vida como músico de jazz.

Durante cinco años Vlasta Pruchová escuchó a magníficos músicos, aficionándose cada vez más al jazz. Su debut como cantante de ese género musical tuvo lugar en 1946 cuando luciendo un audaz vestido de tul azul, Vlasta cantó en el hotel Europa Grill del balneario de Mariánské Lázne acompañada por una orquesta de universitarios en la que tocaba su novio Jan Hammer.

En 1947, Vlasta Pruchová ya cantaba en el club Pygmalion, en la Plaza de Venceslao, en Praga, donde se tocaba el jazz moderno. Se casó con el cardiólogo y músico de jazz Jan Hammer, nació su primer hijo...

Después del golpe de Estado comunista, acaecido en 1948, el club de jazz Pygmalion fue cerrado. Por acompañar a su esposo, que fue destinado un año a un hospital de una remota ciudad fronteriza, Vlasta vio interrumpida temporalmente su carrera. La reanudó tras el regreso de la pareja a Praga donde la cantante fue contratada para cantar en el local nocturno Alhambra, en el centro de Praga.

Le había nacido su hija Andrea, pero Vlasta Pruchová tenía que seguir cantando ya que con sus honorarios sustentaba a la familia puesto que la remuneración de su marido como médico era muy baja.

Vlasta Pruchová cantó con varias orquestas, incluida la legendaria Orquesta de Karel Krautgartner, pero prefería actuar con su marido Jan Hammer.

Jan Hammer era un extraordinario cardiólogo que fundó el primer centro de cardiología de la Checoslovaquia de entonces, y también un excelente músico de jazz. Jan Hammer componía, cantaba y tocaba el piano, el vibráfono y el contrabajo.

En 1968, tras la invasión de Checoslovaquia por las tropas soviéticas, el esposo de Vlasta Pruchová pasó con su familia un año en los Estados Unidos, trabajando en un hospital de Washington. El hijo Jan que contaba con una beca en Berkeley College, decidió no regresar a la patria ocupada.

Vlasta Pruchová, tras regresar a Praga con su marido, durante diez años no pudo ver a su hijo que cosecharía éxitos en los Estados Unidos, obteniendo, por ejemplo, el premio Grammy por la banda sonora para la serie televisiva Miami Vice.

En los años 70, Vlasta Pruchová, su marido Jan Hammer y el director de orquesta Karel Krautgartner que había emigrado, figuraban en la lista negra. La radio borró todas las grabaciones de Vlasta Pruchová con la Orquesta Karel Krautgartner.Y de no haberse conservado las matrices de la fábrica de prensado de discos y el archivo de la Televisión, las grabaciones de Vlasta Pruchová habrían desaparecido para siempre.

Vlasta Pruchová, cantante dotada de un extraordinario "feeling" jazzístico, tuvo que esperar hasta la década de los 90 para ver editado su primer álbum, el compacto TONIGHT. La artista no siente amargura alguna y sigue cantando, acompañada por músicos de jazz de 30 o 40 años.

04-07-2001