Ondrej Sekora, un hombre orquesta

05-03-2003

Pintor y dibujante, caricaturista, escritor, ilustrador, conocedor de la naturaleza, redactor y comentarista deportivo, todos estos atributos pueden adjudicársele a Ondrej Sekora. Un "hombre orquesta" así como el héroe de sus libros infantiles - la hormiga Fernando - que por más de 60 años alegra a niños en todo el país.

Ondrej Sekora, foto: CTKOndrej Sekora, foto: CTK Exagerando un poco podría decirse que los dibujos de Ondrej Sekora desempeñaron en el ambiente checo el mismo papel que en el mundo americano los de Walt Disney. Los dibujos animados de Sekora procedentes del reino de los insectos, con la Hormiga Fernando - "Ferda Mravenec" en checo, a la cabeza, y sus historias alegres acompañan a los niños checos desde los años treinta del siglo pasado.

Ondrej Sekora nació en 1899 en la ciudad de Brno, en Moravia del Sur. A sus 22 años, en 1921, ingresó en la redacción del periódico Lidové Noviny, que entonces residía en la metrópoli morava. En los años veinte el diario lo mandó como corresponsal a Francia.

En París el joven Sekora se entusiasmó por el rugby. A Lidové Noviny enviaba comentarios detallados sobre ese deporte. Incluso se compró manual con las reglas francesas del rugby y por las noches las iba traduciendo al checo. Posteriormente escribió el primer manual de rugby en checo.

Al regresar a Brno, empezó a propagar el rugby en las páginas de los periódicos y en los escaparates de las tiendas animando a practicarlo. Gracias a Ondrej Sekora, en la primavera de 1926 se disputó en Brno el primer partido de rugby en las tierra checas.

En 1928 Ondrej Sekora se trasladó con la redacción del preriódico Lidové Noviny a Praga. En la capital empezó a frecuentar cursos de dibujo y pintura. Para entonces tenía ya treinta años.

Su lenguaje artístico original se inspiró en sus experiencias de la vida cotidiana y también en la obra de pintores renombrados como Pieter Breughel o el Aduanero Rousseau. Sekora se convirtió en maestro de la pintura narrativa, siendo capaz de contar una historia con brevedad e hipérbole y terminarla con una moral.

Así, en 1932, nació en las páginas de Lidové Noviny el héroe más popular de Ondrej Sekora - la inolvidable hormiga negra Fernando que llevaba un pañuelo rojo con lunares blancos al cuello, personificación de la vida activa y aplicada y del sentido de fair play.

Sekora creó a este personaje para ilustrar sus columnas en el diario y los cómics destinados a adultos. El "hombre orquesta" Fernando Hormiga surgió como prototipo de una persona común que, saliendo de un lío se mete en otro. En 1935 fue publicado el primer libro sobre Fernando y sus aventuras para niños.

"¡Bienvenido, hombre alegre! Nunca has temido algo, a cada trabajo te has lanzado, hacerlo todo has sabido. Y mira, tampoco a ti la fortuna siempre te ha sonreído. Pero tú no te has dejado vencer", transmite el escritor Sekora su mensaje a los pequeños lectores en la primera página del libro.

Después del primer libro continuaron otros y los héroes del reino de los insectos se apoderaron de los corazones de los niños checos. Los libros de Sekora sirven a los maestros al introducir a sus alumnos en la vida de los insectos.

Después de la Segunda Guerra Mundial Ondrej Sekora siguió dedicándose al periodismo. Fue fundador y redactor de la revista humorística Dikobraz - Puerco espín. Desde 1952 hasta su muerte se dedicó plenamente a su carrera de escritor y pintor colaborando con el cine y la televisión. Para los niños escribió más de 25 libros y sus ilustraciones aparecen en varios cuentos. El aplicado y activo Ondrej Sekora falleció en 1967.

05-03-2003