Josef Nesvadba, pionero de la literatura checa de ciencia ficción

27-07-2005

Se graduó en medicina, aunque también le atraía la literatura. Josef Nesvadba dio sus primeros pasos en el terreno literario en la universidad, traduciendo al checo libros del inglés y escribiendo sus primeras obras de teatro. Posteriormente se dedicó a temas de ciencia ficción.

Josef Nesvadba (Foto: CTK)Josef Nesvadba (Foto: CTK) El gran éxito que tuvo entre los lectores su primer libro de cuentos de ciencia ficción, "La muerte de Tarzán", del año 1958, motivó a Josef Nesvadba a seguir escribiendo. Pero no pretendía abandonar su profesión de psiquiatra que le gustaba. Y quizás hayan sido precisamente los conocimientos de ese terreno de la medicina que le facilitaron penetrar en los secretos más profundos de la literatura de ciencia ficción y convertirse en uno de sus mejores autores a nivel internacional.

A diferencia de muchos otros escritores de ese género literario, Josef Nesvadba no centraba su atención en aparatos técnicos sofisticados. Lo que más le interesaba eran los personajes de sus libros, el hombre y los secretos de su vida interna.

En sus libros de cuentos, Josef Nesvadba intentaba sobrepasar los conocidos límites de la vida interna del individuo, mientras que como psiquiatra fue realista. Se empeñó por la introducción de nuevos métodos de tratamiento en psiquiatría.

Gracias a Nesvadba, también en Checoslovaquia se introdujo por ejemplo la psicoterapia colectiva que daba muy buenos resultados en otros países del mundo. A la vez Nesvadba seguía escribiendo, apuntándose logros en ese terreno.

"Cuando trabajé en psiquiatría en Estados Unidos y comenté que en mi tiempo libre me dedicaba a escribir, mucha gente me preguntaba por qué lo hacía si ganaba suficiente como médico. No entendían que lo hacía por amor a la literatura, que para mí escribir ha sido siempre un agradable entretenimiento", contaba hace unos años Josef Nesvadba en entrevista para Radio Praga.

El período literario más creativo de Nesvadba fue entre las décadas del cincuenta y el sesenta. Al primer libro de cuentos "La muerte de Tarzán" siguieron otros, como "El cerebro de Einstein", "El planeta Circe", "Vampiros, S.L", así como obras radiales. Gracias a las traducciones de sus cuentos y novelas a varios idiomas, entre ellos el español, la obra de Josef Nesvadba se conoció también en el exterior.

Algunos de sus cuentos de ciencia ficción fueron llevados a la pantalla grande. Fue invitado a Hollywood y, aunque posteriormente la filmación no se realizó, la crítica estadounidense elogió su aporte a la literatura de ciencia ficción.

Josef Nesvadba nació en Praga en 1926. Sus estudios en un liceo inglés le permitieron más tarde traducir al checo obras de autores ingleses. En el año 1950 se graduó en psiquiatría en la Universidad Carolina de Praga. Su profesión de médico y su afición por la literatura de ciencia ficción le llevaron a muchos países del mundo, aunque su lugar predilecto fue siempre Praga.

Josef Nesvadba aseguraba que entendía por qué la capital checa les gustaba tanto a los turistas.

"Es por ese ambiente especial que se siente en Praga. Esta ciudad resistió a la Segunda Guerra Mundial y a la era comunista. Esa mezcla de lo histórico con lo moderno, junto con ese toque que se conservó de la era comunista, es lo que precisamente impresiona y atrae a cualquier visitante de esta capital. Praga es una fuente de inspiración para artistas y el mejor destino para todo viajero ansioso de conocer cosas nunca antes vistas".

Josef Nesvadba publicó su último libro, "Infierno Benes", en el año 2002. En él Nesvadba desarrolla con ayuda de métodos de ciencia ficción la idea de ¿qué habría pasado si en el año 1938 no hubiera sido suscrito el Pacto de Munich y Checoslovaquia no hubiera sido ocupada por la Alemania nazi?

Josef Nesvadba falleció en Praga a la edad de 78 años, en abril de 2005. Los que le conocieron aseguran que fue una excelente persona, un reconocido psiquiatra y un admirado escritor, para quien la ciencia ficción fue un medio sin límites para expresarse sobre la vida y reflexionar sobre el futuro de la Humanidad.

27-07-2005