Jirí Nemec

07-11-2001

La cultura checa sufrió nuevamente una sensible pérdida. Poco antes de celebrar su 70 cumpleaños, falleció en Praga el filósofo checo, Jirí Nemec, uno de los principales iniciadores de la cultura cristiana y la resistencia anticomunista en los años 60 y 70.

La generación checa posterior a la ocupación soviética de Checoslovaquia en agosto de 1968, tenía muy pocas informaciones sobre el legado cultural de Jirí Nemec, y la mayoría ni siquiera conocía o conoce su nombre.

La explicación de este hecho es sencilla: este filósofo de orientación católica y ecuménica, así como organizador de muchas actividades culturales no escribió ningún libro, sino sólo más de 300 estudios, artículos, reseñas, ensayos y recomendaciones editoriales.

Pero al mismo tiempo tenemos que tomar en cuenta que en la historia existen personalidades de gran importancia que abren los caminos, inspiran y comparten sus conocimientos con otras personas, sin tener tiempo suficiente para escribir libros. Precisamente este tipo de personalidad fue Jirí Nemec.

Jirí Nemec nació el 18 de octubre de 1932 en Praga. Su abuelo fue hasta 1948 propietario de una de las casas editoriales checas más destacadas. En la época de la censura comunista la rica biblioteca del abuelo servía a Jirí Nemec de fuente de inspiración para poder profundizar sus contactos intelectuales con el libre pensamiento occidental.

En los años sesenta, cuando se disminuyó el control ideológico del régimen totalitario, Jirí Nemec desplegó una serie de actividades públicas y culturales para transmitir a la Checoslovaquia de entonces los impulsos espirituales del Concilio Vaticano Segundo y de la filosofía occidental. Basta mencionar, por ejemplo, a Pierre Teilhard de Chardin o Martin Heidegger.

Al mismo tiempo, en las aulas universitarias de Praga auspiciaba semioficialmente distinos seminarios ecuménicos sobre temas religiosos, filosóficos y culturales en general, desempeñándose también como redactor del mensuario "Tvár". Hay que destacar que entre los redactores y colaboradores de "Tvár" figuraban, por ejemplo, el entonces disidente y hoy presidente checo, Václav Havel, el autor intelectual de la reforma económica poscomunista, Václav Klaus, y muchos otros intelectuales de renombre que figuran en el escenario cultural checo después de 1989.

Después de la ocupación soviética de Checoslovaquia, Jirí Nemec no pudo desempeñarse públicamente como activista cristiano y promotor de actividades culturales. Trabajó en una clínica de foniatría, y en 1977 dedicó sus dotes de pensador y organizador intelectual al surgimiento de la plataforma anticomunista y democrática "Carta 77".

En los años setenta, Jirí Nemec entabló contactos con grupos de jóvenes inconformistas del llamado "undergound", en especial con el famoso grupo musical "Plastic People". En la clandestinidad continuó organizando variadas actividades culturales y religiosas.

Tras la firma de "Carta 77", Nemec fue despedido del trabajo y finalmente, en 1983, la policía política comunista le obligó a buscar refugio en Viena. A causa de las intensas actividades públicas clandestinas y las persecuciones policiales, la salud de Jirí Nemec empeoró en el exilio austríaco.

Después de la "Revolución de Terciopelo", Jirí Nemec pudo regresar en 1990 a su patria y continuar el trabajo interrumpido. Pero lamentablemente su estado de salud era tan precario que una gran parte de esta etapa de su vida la pasó en los hospitales, donde falleció el 4 de octubre pasado.

07-11-2001