Jaroslav Foglar, el más importante escritor checo de libros para la juventud

"Lee el libro "Los muchachos del Río de los Castores" y delante de ti se abrirá un mundo nuevo y bello. Con su ayuda podrás finalmente vivir plenamente tu adolescencia. Antes estabas dormido. Antes no sabías que eras un muchacho". Así se dirigía a los adolescentes Jaroslav Foglar, el más importante escritor checo de libros para la juventud que compartía con los muchachos su mundo. Sus obras funcionaban como un eficaz instrumento educativo.

Jaroslav Foglar era esencialmente un narrador romántico. Sus obras influyeron en varias generaciones de jóvenes checos ya que satisfacían el deseo de los adolescentes de leer historias repasadas de romanticismo, aventuras y enigmas. Foglar fue autor de más de 25 libros, editados con una tirada de un millón de ejemplares.

De las historias contadas por Jaroslav Foglar, aparentemente ingenuas, irradia la capacidad del autor de entusiasmar a los lectores a tal punto que se identifiquen con sus protagonistas y los imiten.

Los protagonistas del libro "Los muchachos del Río de los Castores" cazaban a trece castores imaginarios. En realidad se trataba de trece pruebas en las que los chicos demostraban sus capacidades, conocimientos y su destreza. En checo el nombre de la prueba es "bobrík".

Los chicos cazaban, por ejemplo, al bobrík de las buenas obras, de la destreza, de la fuerza, de la generosidad. Y centenares de miles de lectores adolescentes imitaban a los personajes de Jaroslav Foglar, sometiéndose a las mismas pruebas para saber si eran cobardes o valientes, diestros o torpes, malos o bondadosos.

Jaroslav Foglar, nacido el 6 de julio de 1907 en Praga, conocía a los adolescentes gracias a su trabajo de monitor de scouts. Dejó de trabajar con los jóvenes sólo a la edad de 83 años.

Él mismo se afilió al movimiento de los scouts a los 14 años, ganando el apodo de Jestráb- Azor. Fundó el legendario destacamento de escuteros Dvojka y con sus honorarios literarios adquirió un navío fluvial viejo y lo mandó reparar para que en su recinto los muchachos pudieran reunirse.

Foglar trabajó durante trece años como funcionario, pero durante las vacaciones organizaba campamentos para muchachos entre los 10 y los 15 años que se transformaban en buscadores de tesoros o conquistadores de imperios desaparecidos.

El éxito literario posibilitó a Foglar trabajar en la redacción del semanario juvenil Mladý hlasatel. El escritor había trazado con anterioridad la concepción de la revista que comprendía la fundación de clubes de lectores. El éxito del proyecto fue espectacular: hasta mayo de 1941 surgieron 24 mil 600 clubes de lectores adolescentes.

Cuando a principios de los años 40 los nazis prohibieron la revista Mladý hlasatel, la publicación alcanzaba gracias al trabajo de Foglar la tirada de 200 mil ejemplares.

Antes de ser cerrada la revista, Foglar comenzó a escribir para ella una serie titulada "Las flechas rápidas" que dibujaba Jan Fischer. Sus cinco protagonistas se convirtieron en los héroes más populares de la juventud checa de entonces.

Estaba previsto que la serie de "Las flechas rápidas" tendría un limitado número de entregas, pero acabó por tener más de 300 episodios. Años después sería grabada a raíz de "Las flechas rápidas" una serie televisiva, se rodaría una película y se montaría un musical.

Los libros de Jaroslav Foglar no les agradaban a los regímenes totalitarios. Durante la ocupación nazi lo vigilaba la Gestapo y cuando en 1948 llegaron al poder en Checoslovaquia los comunistas prohibieron las obras del popular escritor. Las autoridades comunistas se daban cuenta de que a los jóvenes lectores, educados por los libros de Foglar, no los podrían controlar fácilmente.

En los años 60, con el deshielo parcial del régimen totalitario, volvieron a ser editados casi todos los libros de Jaroslav Foglar. En los años 70, durante la ocupación soviética, volvieron a ser prohibidos. La prohibición quedó definitivamente abolida tras la Revolución de Terciopelo de 1989 cuando se publicaron las obras completas del escritor checo más importante de literatura para la juventud.

Cuando Jaroslav Foglar falleció en 1999 a la edad de 92 años, las notas necrológicas coincidían en que ningún otro escritor checo del siglo XX supo unir en su obra tan magistralmente el código ético con el anhelo infantil de las aventuras y del romanticismo.