El príncipe de la poesía contemporánea checa, Jan Skácel

01-12-2004

A Jan Skácel le atribuyeron el epíteto de "poeta del silencio". Además era periodista, redactor de radio, y durante cierto tiempo trabajó en una fábrica de tractores. Después del 69 los comunistas pusieron su nombre en la lista negra de autores prohibidos.

"Quisiera saber callar de tan bella manera como las piedras", respondió Jan Skácel a una de las 33 preguntas del cuestionario radiofónico que se transmitía en la Radio Checoslovaca en los años 60.

A sus respuestas no les faltaba el humor, la sabiduría y la modestia, un sentido fino para el idioma. Eran cortas y precisas, tal cual como sus poemas.

Jan Skácel nació el 7 de febrero de 1922 en la aldea de Vnorovy, en Moravia del Sur, en la región donde los viñedos cubren las pendientes de los Cárpatos Blancos y donde murmulla el río Moravia.

El padre era maestro, pero en la familia nunca se leían versos, recuerda Jan Skácel. En 1941 aprobó el examen de bachillerato en Brno y empezó a trabajar como acomodador en un cine. Un año más tarde los nazis lo enviaron a trabajos forzados. Jan Skácel tuvo que construir para el Reich carreteras y túneles en Austria.

Acabada la Segunda Guerra Mundial empezó a estudiar checo y ruso en la Universidad de Brno, pero no terminó la carrera.

Su primer libro de poesía, "Cuántas oportunidades tiene la rosa", fue publicado en 1957. Jan Skácel afirmaba que le gustaba más leer que escribir. Sus primeros poemas los escribió en apuros. No tenía dinero ni para cigarrillos. En las cartas que había mandado a sus padres durante la guerra encontró el poema "Ataque aéreo". Lo echó al buzón de la redacción de la revista "Rovnost" en Brno, y el poema fue publicado. Posteriormente, el poeta y redactor Oldrich Mikulásek pidió a Skácel otros poemas.

A Mikulásek y a Skácel no sólo los unía la poesía y la amistad, sino también el amor hacia una mujer. Al divorciarse Oldrich Mikulásek después de 11 años de matrimonio sin hijos, su cónyuge Bozena se casó con Jan Skácel.

¿Cuál sería para Ud. el mayor desastre? "Si mañana por la mañana no saliera el sol", contestó Jan Skácel en el cuestionario arriba mencionado.

Después de la invasión de las tropas del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia Jan Skácel se convirtió para los comunistas en una persona non grata. A partir de los años 70 su poesía fue editada clandestinamente en publicaciones samizdat.

Recién en 1981 las obras de Jan Skácel pudieron volver a aparecer en las librerías checas. "La hora entre el perro y el lobo", "Vaciado en cera perdida", "Quién bebe vino en la oscuridad", "Noche con la Venus de Vestonice", son sólo algunos de los poemarios de Jan Skácel. Sus poemas manifiestan su relación hacia la tierra morava, la naturaleza y los niños, el correr del tiempo, el silencio, y a veces la tristeza.

Antes de 1989 conocían la poesía de Jan Skácel en Austria, Noruega y Polonia, en Italia fue galardonado con el Premio Petrarca y en Eslovenia con el Premio Vilenica. Sólo en su patria el reconocimiento se le había negado.

"Al final de todas maneras tienes que morir y eso es lo correcto", contestó el poeta en la radio a la pregunta cuál era su lema de vida. Jan Skácel falleció el 7 de noviembre de 1989. "Sin reproches y sin gestos cargó con lo que le había caído: la cruz de su país", dijo sobre su tumba el historiador literario, Jirí Opelík, el 15 de noviembre. Dos días más tarde Checoslovaquia emprendió el camino hacia la libertad.

Nos despedimos del príncipe de la poesía contemporánea checa con sus palabras: "En este mundo todo se pone en venta, el honor y la fama, todos lo saben, sólo el corazón puro, el bello corazón humano, no se puede comprar en ningún mercado".

A la poesía de Jan Skácel le fue puesta música por el conjunto Hradistan, que acompañó este espacio Personalidades checas.

01-12-2004