Al escritor Jirí Mucha le gustaba estar donde daban bofetadas

"Escojo los caminos de mi vida para obtener la mayor cantidad de material para mi profesión", afirmó en cierta oportunidad el escritor Jirí Mucha, hijo del célebre pintor de art nouveau, Alfons Mucha. Como único reportero checoslovaco estuvo durante la Segunda Guerra Mundial en los más importantes escenarios de combates del Frente Occidental. Envió reportajes a la BBC desde Tobruk, Birmania y Normandía. En los años 50 fue acusado de espionaje por el régimen comunista y condenado a seis años de prisión.

Cuando el insigne pintor Alfons Mucha fallecía en Praga el 14 de julio de 1939, su hijo Jirí de 24 años estaba en París donde estudiaba Medicina en la Sorbona. Jirí vivía en el antiguo taller de su padre, en la calle de Val- de- Grace.

Jirí Mucha (Foto: CTK)Jirí Mucha (Foto: CTK) En su libro "Amores extraños" Jirí Mucha escribe sobre este período de su vida:

"Los últimos dos años estuve más tiempo en París que en Praga. Para tranquilizar a mis padres me matriculé en la Sorbona, pero el estudio de Medicina no era para mí el fin sino el medio. Desde los años escolares quise dedicarme a la literatura y cuando tenía que decidirme qué haría después del bachillerato, opté por la Medicina porque me ofrecía los más variados conocimientos que iban desde la Física hasta la Psicología. Me inscribí además en la Facultad de Filosofía donde estudié Historia del Arte y Orientalística".

En el libro "Amores Extraños", escrito décadas después de su estadía en Francia, Jirí Mucha desvela la enigmática relación amorosa de su novia y esposa, la compositora Vitka Kaprálová, con Bohuslav Martinu. Vitka falleció en 1940, pocos meses después de contraer matrimonio con Jirí Mucha.

En la foto de boda que Jirí Mucha publicó en el libro "Amores extraños", él ya luce uniforme militar. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Mucha se alistó en la división checoslovaca del Ejército francés. Francia fue pronto derrotada por la Alemania nazi y Mucha fue evacuado a Inglaterra.

Trabajó en la BBC y como reportero de guerra fue enviado primero a África del Norte y después al Próximo y al Lejano Oriente. Siendo uno de los reporteros más prestigiosos y dotado de un extraordinario coraje, Jirí Mucha estuvo en primera línea también en el teatro de guerra europeo.

La viuda de Jirí Mucha, la compositora escocesa Geraldine Thomsen con la cual el escritor contrajera matrimonio en 1941, dijo en 2005 al semanario checo Týden que Jirí Mucha era un aventurero y que le gustaba estar donde caían bofetadas. Jirí Mucha y Vitka KapralovaJirí Mucha y Vitka Kapralova

Terminada la Segunda Guerra Mundial las bofetadas no tardarían en caer en la propia patria de Jirí Mucha. Cuando en 1948 llegaron al poder los comunistas, empezaron a perseguir a todos los militares checoslovacos que habían combatido en el Frente Occidental. Todo indicaba que también Jirí Mucha tendría dificultades. ¿Por qué no emigró? ¿Por su amor al peligro? ¿Por la imposibilidad de sacar de Checoslovaquia la colección de obras de su padre?

Jirí Mucha fue condenado en 1951 por supuesto espionaje, en un proceso montado, a seis años de cárcel. Después de cuatro años fue puesto en libertad y en 1968, durante la Primavera de Praga, rehabilitado. Después de la Revolución de Terciopelo se descubrió que Jirí Mucha fue colaborador de la policía secreta comunista StB.

A juicio de su hijo John, Mucha firmó la colaboración con la StB a cambio de su excarcelación. Del expediente de Jirí Mucha se desprende que la policía secreta suspendió la colaboración con el escritor en 1963 ya que no suministraba las informaciones requeridas.

Conociendo estos datos comprendemos porqué se dedicaba Jirí Mucha con tanta insistencia en sus prosas a los años cincuenta. En su libro más editado, " El sol frío", refleja la experiencia de un preso político.La angustia y la agobiante atmósfera de esa época marca también la trilogía libre "El rostro probable"."Marieta de noche" y "El jardín eterno".

Jirí Mucha acabó por encontrar un modus vivendi con el régimen comunista. Antes de juzgarle deberíamos tener presente que a cambio salvó de la depredación la colección de obras de su padre Alfons Mucha.Jirí Mucha, fallecido en 1991, ha sido el artífice del actual boom mundial del maestro del art nouveau Alfons Mucha.