“Yo”, la nueva etapa musical del pianista Roberto Fonseca

03-04-2014

El pianista Roberto Fonseca presentó en la capital checa su nuevo álbum “Yo”, una mezcla de jazz y ritmos africanos que se funden con las raíces cubanas del músico. El artista desveló a Radio Praga las innovaciones musicales y los fundamentos de su nuevo trabajo.

Roberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.FonsecaRoberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.Fonseca El teatro Hybernia se rindió el pasado jueves ante el swing del pianista Roberto Fonseca. Los checos quedaron encantados con el singular jazz del cubano durante la presentación de su último disco “Yo”. Praga fue una de las ciudades escogidas para mostrar el nuevo trabajo del artista, un disco lleno de ritmo y color que, según Fonseca, destaca por su simplicidad.

“En este disco lo que más me preocupó fue la cuestión minimalista y que fuese mucho más sencillo, sin tanta elaboración de acordes ni de notas. Lo más importante era que se reconociera el pulso de la canción, que fuera lo que moviera todo, que no hubiese una estructura súper complicada sino que fuesen los ritmos y los colores lo que emocionase a la gente”.

Efectivamente, el disco “Yo” emociona y sorprende, especialmente por la original combinación de jazz con ritmos cubanos y africanos. Para conseguir esta especial sonoridad, Roberto Fonseca se rodeó de distinguidos artistas. Baba Sissoko, Sekou Kouyate o Fatoumata Diawara son algunas de las voces africanas que se fusionan con los orígenes cubanos de Fonseca. En el disco también participaron dos habituales en la música del artista, el percusionista Joel Hierrezuelo y el batería Ramsés Rodríguez, que además lo acompañan en su gira por Europa. En total, más de diez músicos, cantantes e instrumentistas participaron en la producción de “Yo”, cuenta el pianista.

Nuevo álbum “Yo” de Roberto FonsecaNuevo álbum “Yo” de Roberto Fonseca “No hay tanto solo de piano como diálogo entre los músicos e incorporación de sonidos e instrumentos que yo siempre quise tener, como el Hammond, que es un órgano, el minimoog, que es un teclado muy antiguo, e instrumentos como la kora, el n'goni, el guembri y cantantes sobre todo de diferentes regiones de África. La intención es hacer un puente entre Cuba y África”.

A pesar de la pluralidad de estilos que presenta su nuevo trabajo, Roberto Fonseca no olvida su base cubana. Como ejemplo, dos canciones de su nuevo álbum “Yo” hablan sobre la santería, un culto ampliamente extendido en el país caribeño. “Mi Negra Ave María”, una canción compuesta por Roberto Fonseca junto a su madre, explica el sincretismo existente entre la cultura africana Yoruba y el catolicismo. Por otra parte, en el tema “7 Rayos” el pianista realiza un homenaje a su orisha Oggun, el dios de la guerra. De esta forma, Roberto Fonseca consigue llevar la cultura cubana por todo el mundo a través de su música. El pianista, que se declara santero, considera su religión como un modo de vida.

“Yo sé que la religión hoy en día es muy corrupta y se ha convertido en un negocio. Pero hay una poca gente que aún la sentimos de una manera muy intima y espiritual. Por eso hay temas que están dedicados a los santos”.

Roberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.FonsecaRoberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.FonsecaAdemás de tratar la espiritualidad, el disco también cuenta las visiones que Roberto Fonseca tiene sobre el amor o la música. También realiza un tributo a las personas que más han marcado su vida y su carrera musical. La canción “El Mayor”, está dedicada a su hermano, también músico, con el cual buscaba emisoras de radio para escuchar el jazz estadunidense que no llegaba a Cuba. En esta canción, y por primera vez en su carrera, Roberto Fonseca también se atreve con los sonidos electrónicos. En sus inicios, el músico no imaginaba que esta experimentación con el sonido lo llevaría a lo más alto de la escena jazzista. Sin embargo, Roberto Fonseca parece no olvidar sus primeros pasos en el mundo de la música. El pianista contó a Radio Praga sus inicios, la adopción musical de Ibrahim Ferrer y su gira con Buena Vista Social Club.

“Yo entré con ellos en el 2001 y estuve tocando con ellos 5 años, fue bastante tiempo. Fue el tiempo de la última etapa de Ibrahim Ferrer. Fue algo muy bonito donde yo aprendí muchas cosas humanas y también muchas cosas sobre la música. Pero más fue en la parte humana. Ver a Ibrahim, su magnitud de súper estrella, que nunca mostraba, pues siempre estaba ayudando a los músicos y protegiendo a los que necesitaban protección. Yo siempre le agradeceré que confiase en mí y en gran parte yo soy un músico conocido gracias a su apoyo”.

Roberto Fonseca también destaca el papel que su familia tuvo en el desarrollo de su carrera musical. Con una madre cantante y un padre batería, nació y se crió rodeado de música. En su nueva etapa marcada por el lanzamiento de “Yo”, Fonseca se ha establecido como una destacada figura dentro del jazz contemporáneo. Su capacidad para crear un estilo propio, se debe, en parte, a la formación musical que recibió en su niñez.

Roberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.Fonseca, Jayne YongRoberto Fonseca, foto: presentración oficial de R.Fonseca, Jayne Yong“Mi familia siempre estuvo preocupada por enseñarme diferentes estilos de música. Por eso en mi música se siente el jazz, la música clásica, la música de la región balcánica...Me educaron a ser un músico de mente abierta y tratar de ser un músico, no solamente ser un pianista”.

Roberto Fonseca también comentó la polémica generada por la portada de su último trabajo, en la que el artista aparece con el torso desnudo y las manos abiertas.

“Mucha gente la ven como una portada de disco de Hip Hop o como un anuncio de una marca de deportivas. Siempre en todos los discos toco con un sombrero y estoy lleno de collares y en este disco la portada es totalmente lo contrario. No es que salga completamente desnudo pero sí una parte”.

Controversia aparte, Roberto Fonseca se muestra feliz con el éxito que está cosechando a lo largo de toda la gira, que continuará en los próximos días por Francia, Reino Unido y el Líbano.

“Cada vez que hay buenas críticas y que la gente reacciona de manera positiva en los conciertos, me da alegría, satisfacción y tranquilidad de saber que lo que estoy haciendo sigue un buen camino”.

03-04-2014