Un taller de pintura como alternativa veraniega para los más pequeños

11-07-2013

Para aquellos padres que busquen actividades para sus hijos este verano, existe una alternativa muy creativa sin salir siquiera de la ciudad de Praga. La artista Alejandra Núñez ofrece clases de pintura para niños en español, inglés y checo que empiezan este mes de agosto.

Alejandra Núñez, Foto: Noelia RojoAlejandra Núñez, Foto: Noelia Rojo Pasar dos horas divertidas, a la vez que educativas, es lo que ofrece Alejandra Núñez, una pintora con experiencia en el trabajo con niños y con un largo currículum a sus espaldas, que incluye exposiciones en América Latina, España y la República Checa.

La conductora del curso lleva trabajando con niños desde el año 2007, y ha enfocado siempre sus clases a la enseñanza del arte y al desarrollo de las habilidades creativas. Asegura que le apasiona trabajar con niños ya que “nunca te dejan de sorprender”.

“Es muy interesante cómo están llenos de energía, cómo siempre están contentos, cómo tienen ideas súper nuevas, diferentes, y maneras de ver la vida que, desafortunadamente, los adultos vamos perdiendo”, comenta.

Aunque no son por todos conocidas, las repercusiones que tiene la pintura en los más pequeños son muy variadas. Según afirma Alejandra, cuando una persona está realizando actividades creativas “se vuelve mucho más despierta”. Los niños son capaces de “iniciar relaciones sociales y se sienten más seguros de ellos mismos”.

Foto: Alicia PérezFoto: Alicia Pérez La creadora de la idea nos cuenta por qué recomienda a los padres apuntar a sus hijos a este curso.

“Yo creo que el arte es un medio para expresar muchas cosas. Es una experiencia muy enriquecedora tener contacto con el arte desde pequeño y espero que los niños tengan muchas ganas de divertirse y de aprender cosas conmigo”, desea Alejandra.

Una de las curiosidades del taller es que, a pesar de impartirse en Praga, las clases no sólo se darán en checo, sino también en español e inglés. Este hecho parte del interés de la artista por que los niños aprendan “cuanto más, mejor”, por lo que en sus cursillos se enseña arte al mismo que tiempo que los niños practican idiomas.

Foto: Alicia PérezFoto: Alicia Pérez “Las clases llevan un programa. Son de dos horas, repartidas en 10 minutos al principio de la clase para explicar un poco el tema del que va a tratar ese día. Después trabajamos 45 min. Tenemos un pequeño descanso para jugar y hablar de cómo vamos trabajando. El programa va desde el uso de distintos materiales en el arte, desarrollar la gama de colores, aprender la combinación de colores y técnicas alternativas”.

La edad de los futuros artistas debe estar comprendida entre los 4 y los 12 años, debido a que Alejandra está especializada en trabajar con niños de estas edades, aunque no descarta ampliar este margen si existen alumnos interesados.

En estas clases se garantiza, además, una atención personalizada, pues los grupos serán de un máximo de ocho niños. De momento, imparte las clases sola, pero está abierta a trabajar en un proyecto conjunto.

Foto: Alicia PérezFoto: Alicia Pérez “Estoy hablando con un par de artistas que residen en la República Checa para hacer colaboraciones. También estoy hablando con un par de cafés para niños para desarrollar exposiciones a final del curso para que los niños puedan desde chiquititos tener esa experiencia, se les quede la idea y, por qué no, en un futuro nos sorprendan”.

El taller cuenta ya con cinco niños apuntados en las tres semanas que hace que se anunciara por primera vez. El cursillo se llevará a cabo en pleno centro de la ciudad de Praga, en la calle Klimentská, y la información sobre horarios, requisitos y precios podrán encontrarla en el blog del curso o a través de su página de Facebook.

11-07-2013