TIMUC, nueva plataforma para encuentros de músicos jóvenes

21-04-2007

En la ciudad de Terezín, al norte de Praga, surgió un Centro Internacional de Música, TIMUC. Su objetivo es ofrecer una nueva plataforma para la celebración de encuentros regulares de jóvenes de diferentes países que se dedican a la música.

La dirección del mencionado centro aspira a formar parte del Proyecto Europeo Terezín que persigue transformar esa ciudad, antaño fortaleza y más tarde ghetto judío, en un concurrido centro de cultura y deportes.

Según explicó el director de esta organización, Tomás Kveták, durante el holocausto fueron internados en Terezín numerosos artistas y músicos checos como, por ejemplo, Pavel Haas y Gideon Klein.

"Los judíos podían dedicarse en el ghetto a la música, un privilegio inaudito en la Europa ocupada por los nazis. El compositor checo Hans Krása creó allí su ópera infantil "Brundibár". Hemos llegado a la conclusión de que sería positivo continuar con la tradición artística de este lugar, lo cual nos sirvió de impulso para la creación del TIMUC".

El Centro Internacional de Música TIMUC tiene el objetivo de convertirse en un centro de encuentros de jóvenes músicos y otros artistas de diferentes culturas del mundo.

La Alcaldía de la ciudad de Terezín pretende reconstruir los edificios de la antigua fortaleza con el objetivo poder aprovecharlos para las finalidades del Centro Internacional de Música. En la financiación debería contribuir la Unión Europa y el Estado checo.

El público pudo conocer las actividades del centro a mediados de abril, en un concierto en el que fueron interpretadas mayormente obras de compositores que durante la Segunda Guerra Mundial fueron internados en el ghetto judío de Terezín.

 

Más de 400 películas de 50 países se proyectarán en la 47 edición del Festival de Cine Infantil y Juvenil, que se iniciará el 27 de mayo en la ciudad de Zlín, Moravia del Sur.

El evento contará, al igual que en los años anteriores, con la presencia de estrellas del cine mundial. Entre ellos figurará este año Haley Joel Osment, artista estadounidense de 18 años, que brilló en películas como "Inteligencia Artificial", de Steven Spielberg, y "Forrest Gump", de Robert Zameckis. Por su actuación en el filme estadounidense "El sexto sentido", Osment fue nominado al Oscar.

Gerrit Van Dijk, director holandés galardonado dos veces en Berlín, así como Lawrence Guterman, destacada figura del cine estadounidense, aceptaron la invitación de formar parte del jurado internacional.

El programa incluirá secciones como Películas animadas, Debutantes europeos, Jornada de películas europeas y Filmes del Grupo de Visegrado. No faltará el tradicional certamen del cine estudiantil denominado "El Perro de Zlín", que ofrecerá al público un centenar de filmes de 20 países.

Los visitantes del evento, que será clausurado el dos de junio, podrán participar además en diferentes seminarios, mesas redondas, exposiciones y certámenes deportivos.

 

Conocidas melodías de la música clásica, óperas y ritmos latinoamericanos representan el eje del nuevo disco compacto de la joven clarinetista checa Ludmila Peterková. Según destacó la música, su principal propósito es brindar al público melodías dinámicas y llenas de ritmo.

Con su nuevo álbum intenta ofrecer una nueva imagen sobre la música clásica que está considerada generalmente como lenta, complicada y, por lo tanto, un poco aburrida. Para este fin optó por composiciones melódicas y más rápidas, así como por un arreglo impetuoso, alegre y hasta cierto punto travieso.

El álbum lo integran obras de compositores como Brahms, Puccini y Schubert, y está divido en tres partes temáticas, explicó Ludmila Peterková.

"La primera parte incluye melodías latinoamericanas como "Tico, Tico", "La Paloma" y "La Comparsita". La segunda está formada por conocidas composiciones de la música clásica y la tercera por famosas melodías operísticas. Grabar este álbum fue para mí una gran alegría".

En la interpretación de las composiciones participa la pianista de origen letón Irina Kondratenko.

Ludmila Peterková es considerada como una de las mejores músicas checas. Dispone de una técnica brillante y tiene una manera de interpretación propia y original.

Además del clarinete, la música domina el piano y el saxófono. Según indicó, en el pasado experimentaba con estos dos instrumentos.

"Durante mucho tiempo pensé que me dedicaría al piano. Sin embargo, mis logros con ese instrumento no fueron grandes. Tal vez porque no fui lo suficientemente sistemática. Al piano hay que dedicarse diariamente durante muchas horas para lograr una buena técnica. Después me enamoré del jazz, lo que me indujo a aprender tocar el saxófono. Pero a final de cuentas opté por el clarinete que es para mí el mejor instrumento del mundo".

Además de tocar y ofrecer conciertos en todo el mundo, Ludmila Peterková también imparte clases en el Conservatorio Musical de Praga. Este año organiza por primera vez cursos internacionales en Domazlice, Bohemia Sudoccidental.


Fotografías usadas proceden de www.peterkova.cz

21-04-2007