“Švankmajer transmite la complejidad de la vida”

Coincidiendo con la publicación en España del libro ‘Para Ver, Cierra los Ojos’ del cineasta Jan Švankmajer, ciudades españolas como Valencia o Granada ofrecen ciclos dedicados al autor. ¿Por qué este surrealista checo goza de tanto prestigio en todo el mundo? El experto en cine centroeuropeo César Ballester responde a la pregunta.

Adentrarse en el mundo de Jan Švankmajer es hacerlo en un reino de imágenes oníricas y reales, grotescas y cómicas, fantásticas y cotidianas. Hay que ser un espectador libre, dispuesto a dejarse llevar por una personal magia.

Para entender mejor al creador y la obra de uno de los referentes mundiales del cine de animación, acaban de salir en España sus escritos, acompañados de una extensa entrevista en el libro titulado ‘Para Ver, Cierra los Ojos’, de la editorial Pepitas de Calabaza. Además, diversas ciudades españolas, con el apoyo del Centro Checo y otras instituciones, están llevando a cabo retrospectivas sobre Švankmajer.

Según César Ballester, profesor de cine de la Universidad de Bournemouth, en Inglaterra, no hay que extrañarse de la admiración que despierta Švankmajer en todo el mundo.

César Ballester, foto: LLFCésar Ballester, foto: LLF “Es bueno, es un gran cineasta y punto. Tiene un idioma universal que llega a todo el mundo, casi todas sus películas son sin diálogos, o con muy poco diálogo. Visualmente transmite la complejidad de lo que es la vida en esta sociedad, ya sea la sociedad checa, española o inglesa, y es de muy buena calidad. Es un tío íntegro y honesto consigo mismo”.

Valencia es una de las ciudades que están acercando el legado de Švankmajer. La filmoteca del IVAC, Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía, ofrece una muestra multidisciplinar que incluye una retrospectiva completa de su obra que se prolonga hasta el próximo 19 de mayo. Además se expone en la sala Josep Renau de la Facultad de Bellas Artes de Sant Carles, en la Universidad Politécnica de Valencia, una serie de 50 collages sobre la última película de Švankmajer, ‘Sobrevivir a la Vida’, aún en activo a sus 77 años. La muestra se podrá ver desde el día en que termina el ciclo de películas hasta el 30 de junio.

'Sobrevivir a la Vida''Sobrevivir a la Vida' También en Granada, dentro de las Jornadas de Cultura Checa organizadas por la Universidad de esa ciudad ofrece varias proyecciones a lo largo de mayo de sus obras. En otra ciudad como La Rioja disfrutaron igualmente en pantalla grande hace poco de su cine coincidiendo con la presentación de ‘Para Ver, Cierra los Ojos’.

'Alicia''Alicia' En las películas de Švankmajer se ven las influencias de pintores que van desde El Bosco a Max Ernst, y de escritores como Edgar Allan Poe a Lewis Carroll. Sus personajes pueden ser marionetas, muñecos, actores reales, esqueletos de animales o chuletas de ternera. Es su estilo personal, de sueños, tanto buenos como malos, en el que cabe el humor negro y temas recurrentes como la libertad, lo que hacen de Švankmajer un autor de culto, dice César Ballester.

“Ha creado escuela, ha creado su estilo, pero desde un punto de vista técnico no es un pionero. En español no sé cómo se dice, pero en inglés es ‘stop motion animation’, o sea es rodar fotograma a fotograma. Eso no tiene nada de nuevo, lo hacia ya Georges Méliès y lo hicieron incluso checos antes de él. Pero luego tiene su propio estilo que ha habido incluso gente que lo ha intentado copiar y no acaba de ser lo mismo. Es un estilo así como más barroco, jugando también con lo gótico, es una mezcla y todo está bastante elaborado”.

'Los conspiradores del placer''Los conspiradores del placer' Las influencias de los seis largometrajes y 27 cortometrajes que resumen la filmografía de Švankmajer pueden comprobarse en la obra de otros grandes del género posteriores como Terry Gilliam, Tim Burton o los Hermanos Quay.

El realizador checo es heredero y continuador de una de las tradiciones surrealistas de mayor solera en el mundo, explica César Ballester.

'Fausto''Fausto' “Él sigue siendo parte del grupo surrealista de Praga que todavía está en activo. Es uno de los pocos, si no el único, de los grupos surrealistas que existen todavía como grupo. Ahí tenemos a František Dryje y toda esa gente. Aunque él no se unió a los surrealistas hasta el año 70 o así, después de que entrasen los tanques en Praga. El grupo surrealista cambiando de nombres ha estado activo desde 1928-1930. Siguen haciendo no solo películas, se siguen reuniendo, siguen haciendo exposiciones”.

Muestra del carácter internacional que ha logrado con sus películas Švankmajer es que casi todas sus películas son producidas sobre todo con dinero de fuera, dice Ballester.