Perú y la República Checa, un firme ejemplo de relaciones bilaterales

15-10-2015

Tras cinco años al frente de la misión diplomática de Perú en la República Checa, la embajadora Marita Landaveri, está a punto de terminar funciones y regresar a su país. En entrevista para Radio Praga la diplomática se refirió a diferentes fases de sus labores en Chequia.

Marita Landaveri, foto: Dominika BernáthováMarita Landaveri, foto: Dominika Bernáthová La República Checa y Perú mantienen una antigua y rica historia de relaciones mutuas. El primer paso concreto data del año 1922 cuando Checoslovaquia y Perú entablaron relaciones diplomáticas.

Tras diferentes altibajos, ya fuera por los obstáculos deparados por la Segunda Guerra Mundial o la Cortina de Hierro, los dos países siempre expresaron su deseo de mantener vínculos bilaterales.

Con motivo de la partición de Checoslovaquia, Perú reconoció a la República Checa y a la República Eslovaca como países independientes ya el 2 de enero de 1993.

Cinco años fructíferos

En sus declaraciones a Radio Praga, la embajadora de Perú, Marita Landaveri, habló de los cinco años en Chequia y de la importancia que se presta actualmente a la diplomacia económica.

“Creo que han sido cinco años muy productivos, han sido complejos, han sido fructíferos, han sido una fuente de enseñanza para mí. La diplomacia económica es la más requerida en todos los Servicios Diplomáticos, sobre todo el checo, por lo tanto obviamente la contraparte peruana hace su esfuerzo igualmente”.

Un aporte importante en este sentido lo representa el intercambio comercial, y Perú desempeña un papel significativo de cara a los intereses de los dos países.

Foto: Kristýna Maková, Radio PragaFoto: Kristýna Maková, Radio Praga“Se ha fortificado, se ha diversificado, que es justamente lo que interesa a la República Checa. Una diversificación hacia América Latina que se encuentra en una posición, diría yo, positiva, en que nuestros mercados están abiertos a mayores compras, a mayores ventas, a un mayor número de productos que pueden intercambiarse. El Perú es uno de los líderes en este tema y está efectivamente diversificando su producción”.

No obstante, una dificultad es la carencia de mecanismos para incrementar el intercambio comercial directo.

“Hemos descubierto que aunque el producto final, digamos un motor, diferentes productos, llámelo lo que quiera de la producción industrial checa, a veces va por diferentes países, por lo tanto no podemos llamarlo un intercambio comercial directo. No es un intercambio comercial que podemos decir que aumenta la estadística, porque pasa por un tercer país a pesar de ser un producto checo”.

La importancia del intercambio comercial directo

El inconveniente se registra lógicamente también a la inversa, lo que a su vez pone al descubierto que existe potencial para aumentar los intercambios.

“La misma cosa pasa con los productos peruanos. No tenemos un vuelo directo todos llegan por otros destinos, por otros puntos de Europa, por lo tanto parece una importación peruana hacia otro país y luego su destino es la República Checa”. Perú y Chequia trabajan conjuntamente en la búsqueda de soluciones a la situación existente con el propósito de detectar los productos, de sus respectivas producciones, que con más frecuencia cruzan el Atlántico.

Marita Landaveri en Radio Praga, foto: Štěpánka BudkováMarita Landaveri en Radio Praga, foto: Štěpánka Budková“Trabajamos con el Ministerio de Industria y Comercio, y nuestra área de asuntos comerciales para descubrir cuáles son éstos productos y por dónde han venido y saber efectivamente, por ejemplo en cuanto a productos perecederos, exportaciones nuestras hacia Europa y en particular a la República Checa”.

Entre los productos peruanos que más destacan en el mercado checo figuran los agrícolas, como cebollas, manzanas, paltas (aguacates) y aceitunas, por ejemplo. Mientras que los checos dan preferencia a la industria.

“Nosotros sabemos que hay este intercambio, que el producto peruano llega a la República Checa, que el producto checo llega al Perú. Hay mucho interés en pequeñas hidroeléctricas, en residuos sólidos, de aguas hervidas, los tranvías, en molinos de viento y también en muchos temas que van a concretarse”.

Checos en la Academia Diplomática peruana

Las relaciones entre Perú y Chequia van mucho más allá del intercambio comercial. Por ejemplo por la Academia Diplomática peruana han pasado muchos estudiantes checos.

“Tenemos muchísimos ex alumnos checos, diplomáticos checos que han estado con nosotros en la Academia Diplomática a través de los años. (La República Checa) Representa a un país con el mayor número de estudiantes, inclusive algunos que han sido nombrados a la Embajada, posteriormente, y han podido aprovechar esa relación, ese conocimiento del país y de las personas para desarrollar una magnífica labor”.

Estudiantes para allá y para acá

Además de la preparación de futuros diplomáticos, existe entre Praga y Lima un intenso intercambio de estudiantes universitarios.

Perú, foto: Natural Earth Data, Wikimedia CC BY-SA 3.0Perú, foto: Natural Earth Data, Wikimedia CC BY-SA 3.0 “(Los peruanos) Vienen a estudiar a tener una experiencia interesante, conocer Europa, estar en el corazón de Europa, y conocer el país. Lo mismo sucede con los checos que van cada vez en mayor número a hacer este intercambio también en el Perú. Los becarios continúan año a año yendo, este intercambio no para”.

Al lado del intercambio estudiantil, en ambas direcciones, los profesores y los científicos trabajan en investigaciones y programas de cooperación en Perú.

“La Academia de Ciencias tiene proyectos con profesores, que tienen muchos programas interesantes, así como la Universidad Carolina. Tenemos gente que estudia los deslizamientos de tierra, gente que estudia los glaciares, gente que estudia las bacterias en los peces. Hay todo un rango de investigación, como también hay cooperación”.

Los checos viajeros por excelencia

Una manera de enlazar fuertes lazos entre las naciones la representa, sin duda, el turismo y de los checos es conocido que son grandes viajeros.

Samuel Fritz, foto: free domainSamuel Fritz, foto: free domain “Yo diría en general que el checo es muy aventurero. Está en todas las partes del mundo, viajan hasta el fin del mundo, diría yo. Desde estos viajes terriblemente aventureros como Zikmund y Hanzelka, tenemos aventureros desde tiempos de antaño como el Padre Fritz que fue el primero en hacer un mapa del río Amazonas, en la parte peruana hasta Brasil, y los tenemos también ahora”.

El legado de los antiguos viajeros sirve de inspiración para los jóvenes de hoy que buscan el tesoro histórico y natural de Perú.

“Los turistas jóvenes, o relativamente jóvenes van a hacer el Camino Inca, van a viajar por el Norte, van a ver las Tumbas de Sipán, quieren visitar Caral, van a la selva, por supuesto que es interesantísimo y tan diferente a lo que es geográficamente la República Checa”.

La importancia de visitar el interior del país anfitrión

La embajadora Marita Landaveri resaltó que el éxito de unas buenas relaciones depende mucho del nivel de apertura y sinceridad, al tiempo que hizo énfasis en la importancia de ampliar actividades más allá de la capital.

“Creo que lo bueno es mantener una relación abierta, flexible, franca, en la que hay un intercambio de autoridades, a un buen nivel, hay un intercambio de actividades en que el Perú está presente y no sólo en Praga, he podido notar cuanto lo aprecian las autoridades y las personas cuando uno sale de la capital”.

Entre las mil y una historias vividas durante los cinco años de misión, la diplomática mencionó lo reconfortante que fue visitar un recóndito pueblecito checo.

“He ido a un pueblo dedicado a la siembra de la papa, por eso me invitaron, porque la papa viene del Perú, donde había 500 personas, un peruano y 650 vacas (risas) un pequeñísimo pueblo. Esas experiencias son riquísimas, son algo que queda, y hacen valorar el día a día del trabajo diplomático que no solamente es entrevistarme con el señor presidente de la República, el ministro de RR.EE. o mis colegas, sino que es vivir el país donde uno está”.

Lazos con Teplice y Pilsen

Fuera de Praga, la misión diplomática peruana entabló estrechas relaciones con ciudades como Teplice y Pilsen. Siempre en noviembre tiene lugar una actividad de entronización de una estatua de San Martín de Porres, el santo peruano, y en Pilsen existe un programa de Cáritas para América Latina y en particular para el Perú que promueve la adopción a distancia de niños necesitados.

El Premio República del Perú se realiza en liceos y en la Universidad de Pilsen, los estudiantes deben escribir un trabajo sobre conocimientos del país sudamericano. Mientras que en Teplice funciona el Centro Cultural de las Lenguas Romances de Victoria Santa Cruz, que lleva el nombre de esta célebre mujer que se dedicó a cultivar y fomentar la cultura peruana.

En la República Checa como en casa

Estas y otras actividades ayudan a mantener presente el nombre de Perú en Chequia, explicó la embajadora Landaveri, quien expresó que además de la experiencia profesional, se lleva a título personal bellos y gratos recuerdos de su estadía en la República Checa.

Marita Landaveri en Radio Praga, foto: Kristýna MakováMarita Landaveri en Radio Praga, foto: Kristýna Maková “Todas estas cosas permiten que tengamos una presencia, que dejemos un legado, no será el mío, pero de la Embajada. Es el trabajo conjunto de todos nosotros, creo que lo principal es eso. Y qué me llevo, o sea, qué he recibido, creo yo de los checos, es sentirme en casa, sentirme bien, siempre tener una respuesta positiva a lo que fuera necesario, en el trabajo, en la vida, en las actividades. He estado feliz en la República Checa”.

A pesar de lo difícil que pueda resultar el idioma checo, la embajadora de Perú, Marita Landaveri, compartió con nosotros algunas de sus expresiones preferidas en checo.

“Na shledanou, na zdraví, dobrý den, dobrý večer, dobrou chuť… Na shledanou, ¡Hasta la vista!”.

15-10-2015