Museo de la Cultura Gitana en Brno

En este Panorama Checo nos trasladaremos a la metrópoli morava de Brno, al este de la República Checa, donde tiene su sede el Museo de la Cultura Gitana. En su forma sonora, el programa es acompañado por muestras del nuevo disco compacto Gila, Dila, Gilora, con música tradicional gitana, confeccionado por especialistas del mencionado museo.

El Museo de la Cultura Gitana surgió en el año 1991 a iniciativa de un grupo de intelectuales gitanos y con apoyo del Ministerio de Cultura checo, nos informó Jana Horvathová, directora de la institución.

"Se trata de una institución específica y única a nivel mundial, ya que en ningún otro país existe hasta el momento un museo gitano. Únicamente hay secciones que se dedican a la historia y cultura romaní, como por ejemplo, en Eslovaquia. En cambio nuestro museo se empeña por reunir una documentación global de la historia y la cultura de los gitanos, sin tomar en cuenta las fronteras políticas, ya que para los gitanos las fronteras no tienen mayor importancia. Además, nuestra intención es documentar tanto el pasado de los gitanos como su vida actual".

Jana Horvathová reconoció no obstante que por el momento, la mayor parte de la documentación que posee el Museo de la Cultura Gitana de la ciudad de Brno abarca mayormente la vida y las costumbres de los gitanos checos. Esto se debe a que el museo dispone de escasos recursos, como otras instituciones no gubernamentales.

Jana HorvathováJana Horvathová A causa de ello el museo no ha abierto hasta el momento una exposición permanente, sino que ofrece muestras temporales dedicadas a cierto período histórico, o a cierta esfera de la vida de los gitanos, o sea, sus típicas labores, sus costumbres, su cultura. En el futuro, según indica Jana Horvathová, los visitantes del Museo de Brno podrán conocer todo esto en su conjunto.

En cuanto a las exposiciones temporales del Museo de la Cultura Gitana, de Brno, una amplia repercusión tiene por ejemplo la muestra "El mundo visto por los gitanos", que hasta el presente ha sido presentada en varios países.

"Junto con mis colegas hemos montado en 1997 una muestra de obras de autores no profesionales gitanos. Primero la hemos presentado en Brno y sus alrededores y tuvimos un gran éxito. Más tarde nos invitaron a presentarla también en Praga, Viena, Estados Unidos y los países escandinavos. Actualmente la exposición itinerante se encuentra en Holanda y a finales de año volverá a ser presentada en nuestro museo en Brno", sostiene Jana Horvathová.

La directora del Museo de la Cultura Gitana, Jana Horvathová, confiesa que les sorprendió ese enorme interés de la opinión pública mundial por la muestra.

"La exposición fue muy bien recibida, no esperábamos que el interés fuese tan amplio. Al comienzo acudían sólo unas cuantas personas, pero poco a poco el número de visitantes fue creciendo. Después llegaron las solicitudes para trasladar la exposición a otros países. Hoy se dirigen a nosotros varias instituciones del mundo pidiendo ser incluidas en el itinerario de la muestra. Pero consideramos que siete años ya es un período suficiente. Queremos preparar otras exposiciones que también estarán a disposición de todo aquél que se interese".

La exposición permanente del Museo de la Cultura Gitana de Brno cuya apertura se planifica para un próximo futuro, se plantea presentar toda la riqueza de la vida de los gitanos.

El edificio del Museo de la Cultura Gitana de BrnoEl edificio del Museo de la Cultura Gitana de Brno"El foco de la muestra está colocado en los oficios tradicionales de los gitanos, entre los que destacan, por ejemplo, la herrería, la calderería, la cestería, la fabricación de cuchillos o la fabricación de productos de cobre. Los gitanos se dedicaban también a la fabricación de campanillas de menores tamaños, al adiestramiento de osos y de monos, muchos gitanos trabajaban también como acróbatas en circos. Algo muy típico de los gitanos fue trabajar de chalán".

La señora Horvathová sostuvo que al Museo le fue ofrecido, por ejemplo, un anillo que había pertenecido a un chalán. Se trata de una preciosa joya de oro que pesa 62 gramos y está decorada con dos cabezas de caballos y ornamentos barrocos.

"Tuvimos suerte que nos ofrecieran una joya de esas características. Fue propiedad de una familia de chalanes, siendo heredada de padre a hijo. El anillo data de principios del siglo XX y es un milagro que no haya desaparecido. Más considerando que durante la Segunda Guerra Mundial una parte de esa familia fue enviada a un campo de concentración nazi. Semejantes objetos, como decimos, aparte de tener historia tienen alma".

Jana Horvathová sostuvo que una parte de la exposición estará dedicada precisamente a las joyas gitanas, ya que los gitanos le atribuyen a las joyas una fuerza mágica que les facilita comunicar con sus antepasados, así como una fuerza curativa. Las joyas, supuestamente, también pueden proteger a su dueño ante las fuerzas del mal.

Otra de las secciones del Museo de la Cultura Gitana, de Brno, se ocupa de la música. Este, según Jana Horvathová, es un gran tema en la vida de los gitanos.

El Museo dispone igualmente de una biblioteca que se traza la tarea de reunir una representativa colección de literatura de autores gitanos, así como libros de autores no gitanos dedicados a esa etnia. Pero, según sostiene la directora del Museo, Jana Horvathová, lo más importante es que se logre popularizar la institución entre la opinión pública.

"De la existencia de nuestro museo sigue sabiendo sólo un reducido número de personas. Queremos que se tenga un amplio conocimiento de que estamos aquí y somos un establecimiento especializado que coopera estrechamente con varios centros docentes e instituciones estatales. Muchas personas siguen pensando que somos una organización que se encarga del tiempo libre de los gitanos, lo que no es cierto. Nuestra meta es transformarnos en institución estatal y ofrecer un completo, a la vez objetivo cuadro de la historia, cultura y vida actual de los gitanos en este mundo".