José Cura: “El mito de la música clásica y popular está pasado de moda”

24-07-2010

El mito de música clásica y popular es una cosa ya pasada de moda, sólo hay música buena y mala. Así lo afirma el tenor argentino José Cura, que regresó a la República Checa tras siete años para dar dos conciertos en el festival de Český Krumlov. Radio Praga conversó con el cantante tanto sobre su estilo revolucionario de interpretar los papeles clásicos de la ópera, como sobre su afición al rugby y al fútbol, entre otros temas.

José Cura, foto: Roman CasadoJosé Cura, foto: Roman Casado Criticado por unos y aplaudido por otros a la vez por su interpretación poco convencional de los papeles clásicos de la ópera, José Cura no deja de dividir a los melómanos en cuanto a su estilo revolucionario de actuar. El argentino a veces sacrifica el canto perfecto por transmitir una emoción teatral, considerando la credibilidad como la meta máxima de un cantante de la ópera.

“Soy consciente de que a veces, por transmitir mi mensaje y querer llegar con el aspecto emocional, el texto y la sicología del mensaje, hasta sacrifico voluntariamente algún sonido, color o frase, y eso es parte de lo que a mucha gente le gusta y que no le gusta”, dice.

“Despacito estamos ganando la guerra comenzada por Maria Callas”

José Cura insiste en que el público, acostumbrado al cine, la televisión e Internet, no va al teatro solamente a escuchar la música, sino que a dejarse emocionar. Está convencido de que ése es el camino por el que debería dirigirse la ópera.

“Entonces lentamente, aquellos como yo que hacemos nuestra pequeña revolución, porque la música clásica no es solamente para mostrar una técnica, sino para transmitir el mensaje, estamos logrando despacito ganar una guerra que ya lleva años, que había empezado en Maria Callas, por ejemplo. Fue la primera que empezó a tocar este punto. Y la gente decía: sí, pero no canta todas las notas muy bonitas, y esto y lo otro, y su lucha era pasar el personaje. Hoy Maria Callas es dios, pero cuando vivía fue muy criticada por esta búsqueda suya”.

El tenor argentino rechaza dividir la música en clásica y popular. La definición, nacida hace siglos cuando la música se dividía en sacra y profana, es confusa, según su opinión. Afirma que existe solamente música buena y mala, y que, de todas formas, el tiempo irá borrando los límites entre lo clásico y lo popular.

“Mucha gente no sabe que en la parte ‘profana’ de la música entra toda la música que hoy llamamos ‘clásica’. Era la música profana, o sea la música popular de la época. Hay toda una confusión con lo de lo popular y lo clásico y esto y lo otro, y hace mucho mal a la gente, porque hay música buena y mala en todo”.

“Schubert era el John Lennon de su época”

El tenor justifica sus palabras dando el ejemplo del compositor austriaco Franz Schubert, cancionista en su época, que hoy es considerado como músico clásico.

“Voy a decir una cosa que a muchos les va a parecer una blasfemia, pero que no lo es: Schubert era el John Lennon de su época y nosotros no podemos saber si dentro de treinta o cien años se consideran las canciones de Lennon, si no se consideran ya, como clásicos de su estilo. Esto se aplica prácticamente a todo”, señala.

“No soy tal como aparezco en las fotos publicitarias”

En las fotos de promoción, José Cura generalmente sale como un hombre muy serio y pensativo. Pero el mismo dice que le gusta desarrollar su talento cómico. A ver, ¿cómo es José Cura de verdad?

“Lo de mí es lo que ves ahora, normal, espontáneo y ya. Lo que pasa con las fotos, cuando tú mandas fotos de promoción, mandas fotos serias, fotos riéndote, con cara de malo y cara de bueno. No sé por qué siempre los publicistas eligen aquellas que estoy con cara de malo y mirando como enojado… (risas) Yo no soy así para nada, al contrario”.

El tenor califica como falsa la idea de que un intérprete de música clásica es generalmente de carácter serio.

“Eso es un invento de los últimos años, del romanticismo en adelante. Cuando empezó el romanticismo y un artista se asociaba a una persona lánguida, blanca, paliducha, si es posible con gafas, y es más, si era un poquito sucia, hasta mejor. Una imagen que es completamente falseada con la de los inventores del arte moderno, que son los griegos y los romanos, que la famosa máxima era de mente sana en un cuerpo sano. Tipos como Pitágoras eran músicos, compositores, matemáticos y campeones olímpicos y nadie se preocupaba de eso. Era parte de lo que tenía que ser”, insiste.

Un tenor aficionado al rugby y al fútbol

La trayectoria de José Cura cuadra bien con esos términos. El tenor no centra su atención exclusivamente en la música, además, se dedica al diseño y la fotografía y en su época practicaba muchos deportes, según recuerda.

“Como suelo decir, hace 25 kilos, no años sino kilos (risas), era un deportista semiprofesional. He hecho rugby, body building y artes marciales y trabajé durante muchos años en un gimnasio como entrenador. Y esto me vino muy bien en mi carrera porque luego arriba en el escenario me permitió utilizar un mensaje físico, el cuerpo que colaboró mucho con mi modo de actuar y cantar arriba en el escenario”.

El cantante, nacido en Argentina, y radicado desde los años noventa en España, es también gran aficionado al fútbol que, por supuesto, siguió con entusiasmo los partidos del Mundial de Sudáfrica.

“¡Sí, seguro estaba pegado a la televisión! Cuando jugó Argentina primero, porque soy argentino de nacimiento, pero tengo las dos ciudadanías. Mi abuelo era español y soy español por adopción, con lo cual tuve la suerte de poder tener dos países con los cuales estar. Seguí Argentina hasta que se tuvo que ir y luego seguí España hasta el final, claro”, indicó.

“Las danzas y la nostalgia le dan un color especial a Dvořák”

José Cura, regresó a la República Checa tras un paréntesis de siete años. Según dice, llegó con mucha ilusión, ya que durante su carrera ha colaborado con varias orquestas checas y aprecia la larga tradición de la música clásica de este país.

“Me gusta mucho este país. Como en todos los países del norte del mundo tienen músicos increíbles. Las escuelas de arco, de viento aquí son geniales. Las orquestas de Praga son famosas en todo el mundo, así que en ese sentido aquí se está realmente profesionalmente muy bien. Las salas son hermosas con acústica increíble y todo y el público es muy afectuoso”.

¿Y qué compositores checos destacaría?

“Bueno uno, sobre todo, porque si no, estaríamos hablando aquí dos horas, el más famoso de todos, que es Dvořák. Su Sinfonía del Nuevo Mundo, su Novena Sinfonía, por nombrar una, es probablemente la obra más conocida a lo largo y lo ancho en todo el mundo. Él ha tenido esta característica que han tenido tantos checos, sobre todo, basar su música en los colores locales, las danzas y esa nostalgia que también tiene el pueblo checo en algunas cosas y eso le da un color especial a su música”.

Antes de abandonar la República Checa, José Cura prometió a sus fans no volver a hacerlos esperar tanto tiempo para su próximo concierto. El tenor adelantó que el próximo año regresará a Český Krumlov para deleitar a los melómanos de este país.

24-07-2010