El que quiera podrá “adoptar” a nuevos abuelos

01-10-2015

Ayudar a un mayor acercamiento intergeneracional es lo que ofrece un nuevo proyecto de la organización Život 90 (Vida 90). Se trata de una nueva página web de contacto, que facilitará entablar relación entre una joven familia con hijos que no tenga familiares o éstos vivan lejos, con personas de la tercera edad que vivan solas y se sientan abandonadas y desaprovechadas.

Foto: Eva TurečkováFoto: Eva Turečková La población checa va envejeciendo, hay más ancianos que niños y los demógrafos calculan que esta situación no cambiará en los próximos decenios. Muchas personas de la tercera edad que se jubilan siguen trabajando para tener alguna actividad mientras su salud se lo permita. Pero hay muchos ancianos que ya no trabajan, no tienen hijos y, si viven solos o con su pareja solamente, se sienten desaprovechados. Por otro lado hay también muchas familias con hijos pequeños cuyos otros familiares viven muy lejos y que desearían tener cerca a sus padres y abuelos, que podrían ayudarles con los niños.

A estas personas quiere ayudarlas una nueva web de contacto que fue puesta en funcionamiento este jueves por la organización Život 90, dedicada a las personas de la tercera edad. El interesado en entablar contacto intergeneracional puede dirigirse a esa página y plantear sus requisitos, según sostiene Michaela Sladká de la mencionada institución.

”Basta con rellenar un cuestionario y escribir por ejemplo, soy una abuela o un abuelo y busco a una familia con hijos o, por el contrario, buscamos a unos abuelos para nuestros hijos. Lo fundamental es que todo sea sobre una base de voluntariedad y que las dos partes estén interesadas realmente por entablar una relación más profunda, de familia, por ayudarse y enriquecerse mutuamente. No queremos que se persigan fines financieros”.

Los especialistas afirman que semejantes proyectos traen beneficio tanto a los ancianos como a las familias con hijos. La gente mayor encuentra un nuevo sentido de su vida, además que transmite a los menores que no tienen sus propios abuelos o éstos viven lejos su experiencia y tradiciones que se heredan de generación en generación. Los niños aprenden a tratar a los ancianos, y los padres de estos pequeños tienen más tiempo para dedicarse a otras actividades. Especialmente en el caso de las personas de avanzada edad, estos contactos resultan muy beneficiosos, según sostiene el psicólogo Václav Mertin.

Václav Mertin, foto: archivo de la Radiodifusión ChecaVáclav Mertin, foto: archivo de la Radiodifusión Checa ”Las jóvenes familias con niños pequeños representan una nueva fuente de energía para las personas mayores. Esta energía y los contactos con los niños son muy importantes para los ancianos. Además, les permite transmitir a los menores su experiencia, y eso les hace sentirse útiles nuevamente”.

Los sociólogos afirman que la soledad es el problema más grave que actualmente tienen las personas de edad avanzada. Por otra parte, también los niños y adolescentes deben aprender a respetar a la gente mayor y entender que esas personas pueden tener problemas físicos y psicológicos, y que hay que tener paciencia con ellas y ayudarlas en lo posible. Semejantes proyectos como la web de contacto intergeneracional, pueden ayudar a mejorar el ambiente general en la sociedad, insisten los especialistas.

01-10-2015