Un policía checo acusado de tráfico de drogas

La Inspección General de las Fuerzas de Seguridad acusó a un miembro del Cuerpo Policial de la ciudad de Děčín de tráfico de drogas.

Según informó la portavoz de la Inspección General, Ivana Nguyenová, el policía vendía marihuana y metanfetamina, además de proporcionar información sobre las investigaciones a otros traficantes.

El hombre reconoció todas las acusaciones y enfrentará cargos por tráfico de influencias y tráfico de drogas. La pena por dichos delitos puede llegar a ser de hasta cinco años de prisión.