Suenan sirenas en honor a los soldados checos caídos en Afganistán

Un avión militar que transporta los restos de los tres soldados checos asesinados en Afganistán el domingo por un terrorista suicida llegará a Praga a última hora de la tarde. Unas horas antes de su llegada programada, precisamente al mediodía,sonaron sirenas a nivel nacional en su honor.

El presidente Miloš Zeman, jefe de las fuerzas armadas checas y destacados representantes políticos asistirán a una ceremonia en el aeropuerto para recibir a los hombres caídos: Martin Marcin, Kamil Beneš y Patrik Štěpánek.

Hasta la fecha, 13 soldados checos han muerto en Afganistán, con la primera víctima en 2007. El peor ataque, en 2014, se cobró cinco vidas. Los soldados checos asesinados el domingo habían estado patrullando un área cerca de la base aérea de Bagram, la base más grande de EE. UU. en Afganistán.