Servicios sociales se quejan de que las subvenciones son insuficientes

Los fondos destinados a los servicios sociales en la República Checa, por ejemplo a residencias de ancianos, no son suficientes a veces para que estos servicios funcionen todo un año, según critica la Asociación de personas sordas y con deficiencias auditivas.

Debido a dichas dificultades económicas, los trabajadores sociales tienen que sobrevivir con sueldos mínimos, y a la larga acaban buscando otros trabajos mejor pagados. Es por ello que esta Asociación quiere reunirse con la ministra de Trabajo, Jana Maláčova, para discutir el tema.

Las empresas que ofrecen servicios sociales se quejan de que estos fondos se otorguen de manera anual, pues nunca saben con antelación qué capacidad de actuación tendrán el año siguiente. En su opinión, si las subvenciones se dieran para periodos más largos, podrían trabajar con más efectividad.