Se pospone el proyecto de brazaletes electrónicos para presos

El lanzamiento de los brazaletes electrónicos para los detenidos se pospone nuevamente, a pesar de que el Ministerio de Justicia quería la introducción de esta vigilancia este mes de julio.

La detención domiciliaria está autorizada por ley desde 2010, pero se aplica poco en la República, precisamente por la falta de un sistema de monitoreo electrónico. Actualmente es el Servicio de Libertad Condicional y Mediación que lleva a cabo controles en los hogares de los presos.

La elección del proveedor de estas pulseras duró ocho años. Finalmente, fue la compañía SuperCom la que se eligió para gestionar el sistema durante seis años, por un monto de 3,4 millones de euros. Según la agencia de noticias ČTK, las diversas pruebas de los equipos electrónicos han demostrado la existencia de problemas importantes, no asegurando un control efectivo del detenido en el hogar.