Los precios al consumidor aumentaron 2,1% en 2018

Los precios al consumidor aumentaron un 2,1 por ciento en 2018 en la República Checa. Fue la tercera tasa media anual de inflación más alta en diez años, según la Oficina de Estadística de la República Checa.

El costo de las necesidades básicas, como alimentos, vivienda y transporte, representó la mayor parte del aumento, junto con el alcohol y el tabaco.

Los precios al consumidor en diciembre aumentaron un 0,1 por ciento en comparación con noviembre, impulsados por el aumento de precios en alimentos y bebidas no alcohólicas.

El Banco Nacional Checo estableció un objetivo de tasa de inflación promedio anual del 2 % y el año pasado elevó la tasa de interés base cinco veces para suavizar la inflación.