Los médicos atienden a un gran número de niños ebrios o drogados

03-07-2016

A raíz del consumo de bebidas alcohólicas o alguna droga terminaron en manos de los médicos el año pasado unos 1.300 niños y adolescentes checos. La mayoría de los menores tenían problemas con el alcohol, en segundo lugar se situó la marihuana, seguida del pervitín. Así se desprende de un reciente informe publicado por la Aseguradora General de Salud, que en 2015 pagó unos 560.000 euros. Según un estudio realizado este año por la Academia de Ciencias checa, los jóvenes de este país llegan a tener su primera experiencia con el alcohol antes de cumplir los 15 años de edad y lo consumen incluso en el medio familiar.