Las percas están desapareciendo de los ríos checos

La Asociación Pesquera de la República Checa ha establecido nuevas limitaciones para la pesca de percas, después de que se haya determinado que su número baja de forma alarmante, según publica el diario Právo.

Frente a las 170 000 percas pescadas en 1991, el año pasado se pescaron algo menos de 30 000. Desde hace dos años, se aprobó una normativa que dictamina que solo se pueden pescar percas seis meses al año. A esto se suma ahora una longitud mínima, y solo se podrán cazar ejemplares que lleguen al menos a los 15 centímetros.

Según los expertos, la pesca no es lo único que está afectando a esta especie. Al ser un pez que no nada muy rápido, es una presa fácil de las nutrias, los visones y los cormoranes.