La Policía descubrió a unos 5000 inmigrantes ilegales en 2018

17-01-2019

La Policía de Extranjería descubrió en la República Checa el año pasado a 4992 personas que vivían en este país de forma ilegal, 254 más que en 2017. En la mayoría de los casos se trató de ciudadanos de Ucrania, Moldavia y Vietnam, según datos proporcionados por Kateřina Rendlová, portavoz del mencionado departamento policial.

Cuatro de cada diez ilegales fueron descubiertos por la Policía en Praga, y el 18% en los aeropuertos internacionales de Chequia. Además, 36 personas, mayormente de nacionalidad checa, fueron investigadas por ayudar a la migración ilegal. A su vez, 191 extranjeros utilizaron la República Checa en 2018 como país transitorio, 19 personas más que el año anterior. La mayoría de esos inmigrantes, que provenían sobre todo de Siria, Afganistán, Iraq e Irán, se dirigían a Alemania.