La calidad del agua en las represas checas es alarmante

Debido a las temperaturas extremas, Chequia enfrenta problemas con las represas que sirven como depósito de agua para abastecer los municipios. Los especialistas advierten que la calidad del agua en algunas de las represas es tan mala que apenas resulta posible convertirla en potable. El mayor problema son las cianobacterias.

Problemáticas son también las aguas subterráneas que representan el 47% de los recursos usados para producción del agua potable y que, según los especialistas, contienen gran cantidad de pesticidas utilizadas en agricultura.