El río Moldava se reabrió a los navegantes después del invierno

Los aficionados a la navegación recreativa reabrieron este sábado simbólicamente después del invierno el río Moldava en las ciudades de Český Krumlov y Vyšší Brod, en Bohemia del Sur. A navegar por el río partieron decenas de canoas y oreas embarcaciones de menor tamaño. En Vyšší Brod bendijo a los navegantes el prior del monasterio local, el padre Jan Justin Berka.

Unas 250 000 personas suelen bajar cada año los ríos en Chequia durante sus vacaciones. Entre los navegantes figuran en los últimos años cada vez más turistas del extranjero, sobre todo de Austria y de países asiáticos. El río Moldava tiene 430 kilómetros de longitud y es considerado el rey de los ríos de la República Checa.