Dos aviones Boeing con destino a Praga tuvieron que aterrizar en Túnez y Ankara

Dos aviones tipo Boeing 737 MAX 8 de la compañía checa Smartwings, que se dirigían a Praga el martes por la noche, tuvieron que aterrizar en Túnez y en Ankara, según confirmó la portavoz de la compañía, Vladimíra Dufková.

Durante el vuelo entró en vigor la decisión de la Agencia Europea de Seguridad Aérea de que los aviones de este tipo no podían entrar al espacio aéreo de la Unión Europea.

La agencia tomó la medida tras dos accidentes trágicos de los aviones Boeing 737 MAX 8 que sucedieron en los últimos meses. Las únicas excepciones a la prohibición son los aviones sin pasajeros que tienen que regresar a su aeropuerto de origen.