Consagran una cruz en homenaje a las víctimas de una masacre

17-06-2018 actualizado

En la colina Švédské šance, cerca de la ciudad morava de Přerov, se celebró un acto, en el que ha sido consagrada una enorme cruz de metal con una corona de espinas en su punto más alto. El evento fue organizado en homenaje a las víctimas de una masacre de 267 ciudadanos de nacionalidad alemana, que se produjo a mediados de junio de 1945.

La cruz, de 4,2 metros de altura y 300 kilogramos de peso, que fue fabricada por el herrero artístico, Jiří Jurda, recordará el peor acto de venganza cometido en la Checoslovaquia de posguerra contra los habitantes alemanes locales. Unos agujeros en la cruz simbolizan la trayectoria de las balas disparadas contra esas personas.