Cada vez menos checos opinan que los extranjeros representan un problema en el país

El número de personas que opinan que los ciudadanos de otras nacionalidades plantean un problema para la República Checa sigue disminuyendo.

En comparación con el año pasado, el número de habitantes checos con esta opinión disminuyó en cinco puntos porcentuales al 53%, nivelándose a las estadísticas del año 2011, cuando el porcentaje fue el más bajo desde el inicio de la medición en 2003. Los datos se desprenden de una encuesta realizada por el Centro de Investigación de Opinión Pública.

Ha bajado el número de checos que creen que los extranjeros causan un aumento en el crimen. Al mismo tiempo, hay menos personas que no están de acuerdo con que los extranjeros contribuyen al desarrollo de la economía nacional.