Babiš teme que Žofín sea pequeño para el acto del último adiós a Gott

09-10-2019 actualizado

El primer ministro, Andrej Babiš, recomendó a los ciudadanos checos considerar su asistencia al Palacio de Žofín, en Praga, este sábado, para dar su último adiós al popular cantante Karel Gott, quien falleció el martes de la semana pasada. De acuerdo con Babiš, los fans del cantante podrían rendirle homenaje de otra forma. En el Palacio en la isla de Žofín caben unas 50 000 personas, pero despedirse allí del cantante Karel Gott tienen previsto más de 100 000 personas, de acuerdo con los cálculos de la Oficina del Gobierno.

En vista de que se espera una gran afluencia de ciudadanos al lugar, durante el viernes estará cerrado a todo tipo de transporte el malecón Masaryk (Masarykovo nábřeží) en el tramo entre el Teatro Nacional y el centro cultural Mánes.

El último adiós al cantante será seguido el sábado a las 11 horas de la mañana por una misa fúnebre por Gott, a ser celebrado en la Catedral de san Vito por el arzobispo de Praga, Dominik Duka. A la misa podrán asistir sólo personas invitadas. Los demás podrán seguir el acto a través de pantallas gigantes. Una estará instalada en el Tercer Patio del Castillo de Praga, otra en la Plaza de Hradčany.