Babiš: La migración no es un derecho humano

El Pacto global sobre migración podría definir la migración como uno de los derechos humanos, lo que es inadmisible para la República Checa. Así lo dijo el primer ministro checo, Andrej Babiš, en entrevista para el matutino Právo de este sábado. Aunque las estipulaciones de la declaración no serán obligatorias, contiene cuestiones que a Babiš no le gustan en absoluto, según sostuvo.

El jefe del Gobierno checo apuntó que no se puede declarar el derecho general a mudarse a otro país por motivos del clima o la pobreza, por ejemplo. Queremos ayudar, pero la migración no puede ser un derecho humano, eso no compagina en absoluto con la política migratoria checa y amenaza nuestra soberanía, a la vez que elimina la diferencia entre la migración legal y la ilegal. Es por ello que Chequia se opone al mencionado pacto de la ONU, recalcó Babiš en entrevista para Právo.