Aprobada demolición del edificio brutalista Transgas

La demolición del edificio Transgas detrás del Museo Nacional de Praga y cerca de la Radiodifusión Checa se llevará a cabo, ya que no se recibió ningún recurso formal para salvar el complejo de estilo arquitectónico brutalista.

Conservacionistas y arquitectos intentaron salvar el edificio de Transgas al declararlo patrimonio cultural. El propietario actual, HB Reavis, planea construir un nuevo centro administrativo en el sitio, a unos doscientos metros de la Plaza Wenceslao, así como liberar algo de espacio para uso público.