Vivir en Praga se hace muy difícil para los jóvenes

Conseguir una vivienda en Praga se torna un problema cada vez más grave, sobre todo para los jóvenes. Esto se debe a que la oferta es cada vez más escasa y los precios muy elevados.

Foto ilustrativa: Klára StejskalováFoto ilustrativa: Klára Stejskalová Los precios de las viviendas en Praga, al igual que los alquileres, registraron un marcado crecimiento en los últimos años. Y continúan aumentando. Este hecho representa un serio obstáculo en especial para la gente joven, incluidas las jóvenes familias con hijos, de conseguir dónde vivir.

Foto ilustrativa: nattanan23 / Pixabay, CC0Foto ilustrativa: nattanan23 / Pixabay, CC0 De acuerdo con un reciente estudio de la compañía STEM/MARK, los jóvenes gastan la mitad de sus ingresos aproximadamente en pagar la vivienda. Nueve de cada diez jóvenes checos incluidos en el estudio han calificado el precio de las casas y los alquileres en la capital checa como uno de los mayores problemas que enfrentan. Muchos se ven obligados así a irse a vivir fuera de Praga, según sostiene Jakub Veverka, director del portal Videobydlení.cz, que se especializa en el tema de las viviendas.

”La situación en el mercado de la vivienda en Praga no es favorable para las jóvenes familias. Esto se debe en primer lugar a que se construyen menos casas nuevas, hay una mayor demanda de viviendas y esto lleva al aumento de su coste. Además, el Banco Central Checo introduce un nuevo sistema de concesión de hipotecas que cuenta con una mayor participación financiera del solicitante, un 20% del precio del inmueble, a la hora de comprar una casa o un apartamento. Esto en Praga puede significar miles de euros”.

Semejante problema al de Praga en lo que respecta a la vivienda comienza a registrarse en Brno, la segunda ciudad en importancia de la República Checa. Los analistas prevén además, que pronto se encarecerá asimismo la vivienda en otras grandes ciudades checas como Pilsen y Hradec Králové.

Foto ilustrativa: Klára StejskalováFoto ilustrativa: Klára Stejskalová En comparación con el 2017, los inmuebles se encarecieron este año en un 15% aproximadamente, según datos de la compañía Fincentrum Hypoindex. Una vivienda nueva en Praga, por ejemplo, puede llegar a costar unos 4.000 euros por metro cuadrado, lo que no es excepcional. El alquiler en Praga puede costar entre 700 euros y 1.200 euros al mes, sostiene Tereza Vrzáková, de la compañía inmobiliaria Re/MAX.

“Los precios de los alquileres en Praga aumentan constantemente, llegando hoy en día a unos 12 euros por metro cuadrado. La mayor demanda la registramos por los apartamentos de menor tamaño, pero en las proximidades de las estaciones de metro también éstos cuestan más que en otros lugares de la capital. Además, en el mercado hay una oferta reducida de este tipo de apartamentos, por lo que registramos varias decenas de solicitantes por cada uno de ellos”.

El brusco incremento del precio de la vivienda en Praga se debe también a la proliferación del alquiler temporal a los turistas en el marco del sistema Airbnb, que no es regulado hasta el presente.

Los economistas prevén que los precios de la vivienda en Praga continuarán aumentando. Durante los primeros seis meses del próximo año el incremento podría ser de hasta el 7%. En las demás regiones el coste de los pisos se mantendrá al nivel actual o crecerá como máximo un 3%.