Víctimas del holocausto en documentos y fotografías

Documentos, pinturas, cartas personales, diarios y muchas fotografías de personas que en su mayoría perecieron en los campos de concentración nazi figuran en la exposición "Rostros encontrados". La muestra fue abierta en la galería Robert Gutmann, del Museo Judío de Praga.

Con esta exposición culminó el proyecto "Ayuden a encontrar a su vecino desaparecido", iniciado a finales de 2001, informó el director del Museo Judío de Praga, Leo Pavlát.

"Por medio de anuncios en los medios de comunicación nos hemos dirigido a la sociedad checa con la solicitud de proporcionarnos informaciones, documentos y fotografías sobre sus familiares, amigos o vecinos judíos. La reacción del público superó todas nuestras expectativas," destacó Leo Pavlát.

"La vida es como una presentación de teatro. No importa si es larga o corta. Lo importante es su calidad", este mensaje dirigieron a sus hijos los padres de una familia judía que durante la Segunda Guerra Mundial fueron deportados al campo de concentración de Terezín, Bohemia Central, para no volver jamás. La carta está acompañada por varias imágenes del período de preguerra, en las que figura toda la familia, aún feliz, sonriente y completa.

Cada panel de la exposición representa un destino concreto que nos acerca a la época en que miles de judíos tuvieron que portar en su vestimenta la estrella amarilla con la inscripción "jude", y cuando por el territorio de Bohemia y Moravia cruzaban trenes con destino a Terezín, o algún otro campo de concentración nazi.

En el curso de los últimos dos años fueron reunidos unos cinco mil documentos, objetos personales, fotografías y correspondencia oficial e ilegal de ciudadanos judíos, perseguidos por los nazis. "La exposición representa sólo un pequeño fragmento de todos los materiales que están depositados en el Museo Judío de Praga y que servirán como una valiosa fuente de información para científicos e historiadores", señaló Leo Pavlát, director del Museo Judío de Praga.