Vicepresidente del Comité Mundial de Escutismo aprecia la gran fortaleza de Junák checo

10-07-2001

Si desea escuchar la versión original, haga click aquí.

Comité Mundial de EscutismoComité Mundial de Escutismo Junák pasó casi la mitad de los noventa años de su existencia en la clandestinidad, perseguido tanto por los nazis, como por los comunistas. ¿Se ha reflejado este hecho en la "forma de ser" del escutismo checo?

"Yo creo que el hecho de haber tenido que vivir en la clandestinidad indudablemente para Junák ha sido una gran fortaleza. No es el ideal de vida, pero si miramos objetivamente la fortaleza que puede dar a una organización, a un movimiento, el haber tenido que vivir contra la voluntad de la autoridad, indudablemente le da una tremenda fortaleza. Fortaleza que espero que sigan aprovechando al máximo para seguir reforzando el movimiento y seguir actuando en los jóvenes. Porque yo creo que esto es muy admirable por parte de la generación actual, el participar de un movimiento que ha tenido la fortaleza de seguir luchando por sus ideales y por el servicio a los jóvenes contra la voluntad de la autoridad, muchas veces perseguido por la autoridad".

¿Qué desearía a los scouts checos para los próximos noventa años?

"Yo voy a hacer una respuesta que es un poco doble, es decir: Les deseo que sigan siendo como son, pero además y al mismo tiempo, que cada día sean distintos. O sea que el alma de los scouts checos se mantenga igual con la gran fuerza que tienen, pero que sean capaces, día a día, día por día, de ponerse al día y al acuerdo a los intereses de los jóvenes de cada época, de cada momento. El movimiento scouts debe tener la gran virtud, y su vida depende de eso, de siempre promover una misma línea de valores, usar un mismo sistema, un mismo método, pero ser capaz todos los días de hacer una propuesta programática que sea atractiva para los jóvenes de cada año, de cada edad, de cada década en la cual viven".

10-07-2001