Václav Klaus busca la reconciliación de los checos

10-03-2003

El presidente checo Václav Klaus se dirigió por primera vez a la nación en un breve discurso, en la Radio y Televisión públicas, en el que enfatizó que su llegada a la silla presidencial no representa empezar desde cero, sino que continuar por el camino que iniciara su antecesor Václav Havel.

Presidente checo Václav Klaus, foto: CTKPresidente checo Václav Klaus, foto: CTK Václav Klaus, llega a la silla presidencial checa vendiendo una imagen de cambio. En una de sus apariciones ante los diputados habló de humildad, para sorpresa de todos ya que la oposición siempre le tildó de político arrogante.

Klaus, de 61 años de edad, se dirigió este domingo a la nación por primera vez como presidente de la República anunciando que su llegada al Castillo de Praga, sede presidencial, no representa ninguna revolución.

"Voy a hacer todo lo posible por cumplir las expectativas de aquellos que hicieron posible mi elección, pero en los próximos cinco años de mi periódo de funciones trataré de ganarme la confianza aquellos que por mí no votaron", sostuvo el presidente Klaus.

El mandatario checo constató que en estos últimos años habían tenido lugar hechos muy importantes con los que su presidencia tratará de enlazar, y reconoció que ello se debe gracias a la gestión del ex presidente Václav Klaus.

En la nueva imagen del político Klaus destaca un elemento reconciliador, insiste en la necidad de dejar atrás las cosas del pasado y ver hacia el futuro con confianza y optimismo.

No obstante, Klaus elogió a aquellas personas que desde su punto de vista han tenido éxito, porque son más activos, entiéndase los nuevos empresarios y clase alta. Mientras que de los demás dió a entender que son cómodos y que deben esforzarse más.

Los politólogos y sociológos checos coinciden en que el primer discurso del presidente Václav Klaus fue bueno, pero que todavía hay que dar tiempo al tiempo.

10-03-2003