Unas 1.500 personas mueren víctimas del alcohol anualmente en Chequia

31-05-2016

El alcoholismo sigue representando uno de los grandes males de la sociedad checa. Unas 1.500 personas mueren anualmente víctimas del alcohol en la República Checa. No obstante, los expertos indican que han empezado a registrar también altos niveles de adicción a los medicamentos para dormir y a las nuevas tecnologías, sin olvidar el tabaco.

Foto: CC0 public domainFoto: CC0 public domain Omnipresentes en la sociedad checa, las bebidas alcohólicas llegan a todas las capas de la sociedad incluidos los menores de edad.

El informe del año pasado de la Agencia Nacional Antidrogas reporta que el consumo de alcohol entre los menores es alarmante. El 43% de los chicos de quince años admite haber consumido alcohol en exceso en varias ocasiones y el 41% de las chicas dice haber bebido al menos una vez.

Entre los pioneros de la lucha contra el alcoholismo en la República Checa destaca Jaroslav Skála, que creó un revolucionario sistema de terapia y actividad física para el tratamiento de los alcohólicos.

Jaroslav Skála, foto: ČTJaroslav Skála, foto: ČT El 18 de mayo de 1951, el doctor Skála fundó en Checoslovaquia el primer centro de desintoxicación del mundo. El objetivo del centro fue ayudar a las personas con problemas de adicción al alcohol. Primero se les desintoxicaba y después se les ofrecían terapias para acabar con la dependencia adquirida.

Ladislav Večerka, uno de los antiguos pacientes del doctor Skála, reveló a la Televisión Checa el éxito del tratamiento.

“Desde hace 50 años sé a ciencia cierta qué hice la noche anterior. No tengo que esconderme o avergonzarme. Gracias al doctor Skála me convertí en una persona diferente”.

Foto ilastrativa: Kristýna MakováFoto ilastrativa: Kristýna Maková Antes de someterse al tratamiento, Večerka había bebido desmesuradamente durante 20 años. El alto grado del alcoholismo le afectó en el trabajo, pero como suele suceder en casos semejantes lo peor fue para la familia. Hoy con orgullo declara que tiene medio siglo de no probar ni una gota de alcohol.

Arnoštka Maťová, pareja y colaboradora del doctor Skála indicó que la prevención es fundamental en la lucha contra el alcoholismo y otras adicciones, y advirtió ante el peligro que representa el hecho de que cada vez más menores consuman bebidas alcohólicas.

La sociedad checa mantiene una postura demasiado tolerante respecto al alcohol que es de acceso fácil para los menores de edad. Un informe del Ministerio de Salud reporta que los jóvenes tienen su primera experiencia con el alcohol a los 11 años de edad y que la sociedad debe tomar medidas para enfrentar el peligro que representa la adicción a las nuevas tecnologías.

31-05-2016