“Una similitud entre Europa y América Latina son ciertos síntomas de agotamiento respecto a la democracia”

La Universidad de Hradec Králové albergó la semana pasada un seminario intensivo sobre sistemas políticos latinoamericanos a cargo de la doctora Flavia Freidenberg, directora del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca. Con ella hablamos de las características políticas de la Latinoamérica contemporánea.

Flavia Freidenberg, foto: YouTubeFlavia Freidenberg, foto: YouTube La Universidad de Hradec Králové se distingue por ofrecer la carrera de Ciencias Políticas con la posibilidad de cursar la especialización de Política Latinoaméricana y recibir clases en español. Sus más de 20 estudiantes, entre alumnos de la licenciatura y doctorandos, tuvieron la semana pasada la oportunidad de asistir a un seminario de varios días impartido por la directora del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, la argentina Flavia Freidenberg.

Las clases se centraron en la comparación de los procesos de democratización y estabilidad institucional que vive el continente durante los últimos 35 años, en el análisis de los gobiernos populistas, como puede ser el de Ecuador o Bolivia, en la creación de un modelo para medir la calidad democrática y en el análisis comparativo de los sistemas políticos de 17 países de la región, entre otros temas relacionados.

De acuerdo con Freidenberg, la variedad de sistemas de partidos en América Latina es tal que resiste una confrontación general con los sistemas europeos. Aún así es posible encontrar una similitud general.

Flavia Freidenberg, foto: YouTubeFlavia Freidenberg, foto: YouTube “Lo que sí hay como una similitud entre Europa y América Latina son ciertos síntomas de agotamiento respecto a la democracia de algunos sectores de los ciudadanos, cuando los sistemas políticos y sus gobiernos no tienden a dar respuestas a las demandas de los ciudadanos. En algunos países de América Latina como Bolivia, Ecuador, Venezuela, incluso en Perú o en Argentina en 2001, se manifestó como una fuerte crisis del sistema de representación. Pero generaron alternativas dentro del marco de la democracia y hoy muchos ciudadanos se encuentran bastante satisfechos con lo que estas nuevas elecciones, entre las que están algunos gobiernos pertenecientes a ese conglomerado del ALBA, les han respondido a sus demandas, con lo cual hay muchos más ciudadanos satisfechos hoy en América Latina con la democracia”.

De hecho, según el Latinobarómetro hay mayor satisfacción con la democracia en países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, que bajo ojos europeos coquetean con el autoritarismo, que en por ejemplo Chile, que posee un sistema de partidos e instituciones más sólido.

América Latina, foto: Wikimedia Commons Free DomainAmérica Latina, foto: Wikimedia Commons Free Domain En cualquier caso Freidenberg se resiste a la reducción simplista de Latinoamérica en dos bandos, el bolivariano y el liberal, e incide en la diversidad de intereses nacionales, que se refleja en las múltiples opciones y alianzas en cuanto a organizaciones de integración regional.

“No creo que se pueda hablar de dos modelos diferentes de América Latina porque haya una serie de presidentes que quieran acordar algunas políticas que, como usted ve, no son todas, en un marco regional como el ALBA. Y que este sea un grupo y el resto otro. Yo creo que los países tienen intereses diversos, en algunas cosas coinciden bajo el marco del ALBA, en otras coinciden bajo el marco de UNASUR, en otras bajo la Organización de Estados Americanos…”

Quizá uno de los países del continente sobre el que hay más expectación es Venezuela, donde el chavismo ha entrado en una nueva etapa tras la muerte de su fundador y la victoria en las elecciones de su sucesor, Nicolás Maduro. En opinión de Freidenberg, el reto del país será evitar el deterioro democrático durante la legislatura.

Nicolás Maduro, foto: Wikipedia, CC 2.0 GenericNicolás Maduro, foto: Wikipedia, CC 2.0 Generic “Nicolás Maduro resultó elegido en unas elecciones semicompetitivas, porque había una cancha inclinada, estaban todos los recursos del Estado puestos para apoyar a un candidato frente a una oposición. Fue una elección muy reñida, muy competitiva. No digo que haya habido fraude ni mucho menos, digo que había condiciones de la competencia que favorecían a un determinado candidato. Uno esperaría que Nicolás Maduro terminase su mandato, porque todos los demócratas esperan que los políticos elegidos en elecciones terminen su mandato, y que tenga en cuenta que una cosa es ser electo democráticamente y otra muy distinta es ejercer el poder democráticamente. Yo creo que el desafío para estos países es esta tensión entre la legitimidad de origen que le dan las urnas y el ejercicio democrático del poder”.

El Instituto de Iberoamérica que dirige Freidenberg en la Universidad de Salamanca cuenta con unos 50 profesores e investigadores y ofrece diversos grados de máster, entre ellos de Estudios Latinoamericanos, Antropología, Ciencias de la Información y Ciencias Sociales. Como parte de su actividad académica publica la revista América Latina Hoy, disponible on-line. La institución colabora con otros muchos centros de estudios latinoamericanos, entre ellos el de la Universidad de Hradec Králové.