Una red europea de artistas hispanohablantes es posible

04-07-2019

Con motivo de una presentación de sus libros en Berlín, el escritor y periodista argentino Enrique D. Zattara aprovechó la ocasión para pasar por Praga y conocer de cerca su ambiente cultural, donde en el futuro presentará sus obras.

Enrique D. Zattara en Radoio Praga, foto: Enrique MolinaEnrique D. Zattara en Radoio Praga, foto: Enrique Molina Crear una red cultural de artistas de habla hispana que residen en diferentes países europeos. Este es uno de los proyectos más ambiciosos del escritor y periodista argentino Enrique Zattara, quien habló para Radio Praga en su reciente visita a la capital checa.

La semana pasada, el escritor estuvo en Berlín presentando sus últimos libros, un poemario llamado “Veinte epígrafes para un álbum familiar” y la que supone su primera novela publicada, “Como dos cuervos en la rama”.

Desde hace unos años, Enrique Zattara reside en Londres, donde señala que se vio obligado a repensar su visión de las relaciones artísticas y culturales, pero que al mismo tiempo fue de gran utilidad para ampliar el campo de acción de sus proyectos.

“Desde hace 5 años estoy en Londres, después de haber vivido casi 25 en España. Eso me obligó por supuesto a recomponer un poco mi espectro, porque una cosa es estar conviviendo con el ambiente cultural de tu misma lengua y otra con un ambiente cultural que maneja otra lengua, dentro del cual hay un fragmento de gente que habla tu propia lengua”.

Entre sus proyectos destaca la creación de una red de artistas de habla hispana que residen en diferentes partes de Europa, para propiciar un intercambio entre personas del mundo de la cultura que proceden de distintos ámbitos.

Veinte epígrafes para un álbum familiar, foto: Enrique MolinaVeinte epígrafes para un álbum familiar, foto: Enrique Molina Al menos esto es lo que intenta a través de su proyecto “El ojo de la cultura hispanoamericana”, y las visitas a capitales como Berlín y Praga le ayudan a conocer de cerca el ambiente cultural de cada país, como nos explica.

“En este momento tengo en Londres un proyecto cultural que se llama “El ojo de la cultura hispanoamericana”, cuyo objetivo es formar una especie de red cultural artística, sobre todo con todos los hispanohablantes que residen, en principio, en Reino Unido. Pero también, y este es uno de los motivos por los que he estado en Berlín y en Praga en estos días, que se pueda hacer una red de difusión y de contacto de los artistas de origen español o latinoamericano que viven en las capitales europeas”.

En Londres se encarga de organizar lecturas, talleres y encuentros literarios. Además, mantiene un contacto cercano con el Instituto Cervantes de Londres, que sirve de apoyo en muchas ocasiones.

Como parte de su proyecto cultural, Enrique Zattara tiene un podcast donde hay entrevistas, se leen poemas y se habla de temas artísticos, prosigue.

“Hacemos muchas actividades, recitales de poesía, lecturas, conferencias, un ciclo de difusión de autores latinoamericanos en conjunto con el Instituto Cervantes de Londres. Y también tenemos por nuestra cuenta, como parte del proyecto, una radio en podcast que se llama ZTR Radio, que se puede escuchar online”.

Respecto a su obra literaria, su poemario “Veinte epígrafes para un álbum familiar” es el primero que publica en Londres, por lo que decidió que sería una edición bilingüe, y el libro ofrece junto a cada poema su traducción al inglés.

Para Enrique Zattara, es importante que la poesía sirva para desarrollar el pensamiento y reflexionar. Pero ante todo, cree que la literatura es una respuesta a otras voces.

Como dos cuervos en la rama, foto: Enrique MolinaComo dos cuervos en la rama, foto: Enrique Molina “Para mí la poesía es partir de la memoria y la experiencia, que son las bases, quizás, del “yo” poético, pero proyectándolo a un espacio no del tipo de la poesía intimista, subjetiva absolutamente y personal, sino a un terreno donde pueda servir de objeto de reflexión y de vehículo de desarrollo del pensamiento. Yo trabajo con muchas intertextualidades. Soy de los que piensan que la literatura, y la poesía en particular, pero la literatura en general, es como una voz que uno crea tratando de responder a otras voces que son el conjunto de la literatura que se ha escrito”.

Por otra parte, su primera novela, “Como dos cuervos en la rama”, ha supuesto un proyecto de cocción lenta, pero del que está contento con el resultado.

La novela parte del reencuentro de dos amigos en Buenos Aires y los recuerdos que ambos comparten sobre su propia vida, entremezclados con distintos hechos de la historia de Argentina. Una novela que a pesar de partir de una temática muy local, reflexiona sobre cosas más universales, como destaca Enrique Zattara.

“Muy local en cuanto a su temática, pero que en realidad se habla de miles de cosas. Y se habla fundamentalmente, eso sí, como en todos mis escritos, yo reconozco una especie de constante que es esa reflexión que hay que hacer entre dónde están los límites de la ficción y de la realidad, cómo se construye la realidad. Largo para explicar en una entrevista, pero espero que suficientemente apasionante para que alguien lea mis libros”.

Conocer Praga por primera vez ha sido para él una grata experiencia, aunque lamenta que haya sido solo para unos pocos días. Como apunta, hay tantas cosas que ver que uno termina agotado.

“Es tan intensa la belleza que tiene esta ciudad que uno termina abrumado. Lo ideal sería venir aquí y pasarse 10 o 15 días, o un mes recorriendo cada lugar, cada rincón, pero cuando tienes que estar dos o tres días es tan intenso que terminas agotado. Pero es una ciudad maravillosa”.

Especialmente para un escritor, venir a Praga trae de forma irremediable muchas referencias literarias a la mente. Como comenta Enrique Zattara, Kafka es una de las primeras figuras en las que uno piensa cuando se encuentra en la capital checa.

“Y además todas las referencias literarias que le vienen a uno encima, sobre todo Kafka, naturalmente. Me encanta saber que estoy en la ciudad de Kafka. Y de Jan Neruda, por cierto, que también era otro gran escritor del siglo XIX”.

A partir de nuestra conversación literaria, Enrique Zattara recordó una anécdota divertida de su época como corrector literario en una editorial argentina.

Explicó que debido a que las traducciones tienen un régimen aparte de derechos de autor, cuando las editoriales quieren publicar un clásico de forma más barata, un método es cambiar las palabras por sinónimos en un porcentaje concreto hasta que sea legal publicarlo sin pagar derechos.

En su juventud, llegaron a él los Cuentos de Malá Strana de Jan Neruda, y comparando la versión checa con la traducción española que llegó a sus manos, tenía que cambiar las palabras intentando respetar la versión original, por supuesto sin saber checo.

“Cuando estaba en Buenos Aires, cuando era muy joven, era corrector de una editorial. Una gran editorial que hacía libros clásicos muy baratos. Y en esa editorial tenían un sistema que se llama sinonimia y que se aplica en todas partes. Que es agarrar una traducción ya hecha y cambiarle la cantidad de palabras necesarias para que no transgreda la ley. Pues siempre me acuerdo de Jan Neruda porque a mí me dieron los Cuentos de Malá Strana para hacer esa supuesta traducción. Imagínate yo en Buenos Aires a los 23 años haciendo traducciones del checo”.

El proyecto de poner en contacto a artistas de habla hispana sigue adelante, y esperamos que dentro de poco esas actividades se vean también reflejadas en Praga, así como deseamos que dentro de no mucho tiempo podamos ver a Enrique Zattara presentando sus obras en la República Checa.

04-07-2019