Una batalla por las máquinas expendedoras de cigarrillos

03-02-2004

Según datos estadísticos, un 35 por ciento de los adolescentes checos fuman regularmente. La llamada "ley antifumadora", aprobada por el Ministerio de Salud, se propone reducir ese porcentaje. Los luchadores contra la nicotina reclaman, entre otras cosas, la prohibición de las máquinas expendedoras de cigarrillos.

Más detalles con mi colega Roman Casado. Roman, la ley de impuestos sobre el valor añadido, aprobada recientemente, modifica en cierto modo la venta de tabaco en la Rep. Checa...

"Según dicha ley, desde el primero de enero está prohibido vender productos del tabaco libremente en los mercadillos bajo una multa de hasta 5000 euros. En la actualidad, es posible comprar tabaco sólo en kioscos de venta de periódicos"...

O en máquinas de tabaco...

"Ése es el problema. En la República Checa, sólo las personas mayores de 18 años pueden comprar cigarrillos. La correspondiente enmienda a la ley dice que las máquinas expendedoras podrán hallarse sólo en lugares accesibles a los mayores de edad, es decir, en bares, restaurantes, clubes, etc., y se prohibe situar tales máquinas, por ejemplo, en las salas de espera de estaciones de ferrocarril. Por otro lado, los adversarios a ello objetan, que aun no existe una definición jurídica exacta de esos lugares. Además, afirman que es casi imposible impedir a un adolescente que entre en un bar y obtenga cigarrillos en una máquina, y por ello proponen prohibir totalmente esos sistemas de venta".

¿Como hemos dicho, una tercera parte de los adolescentes checos fuma. Podrías comparar esos datos con el promedio mundial?

"Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidense, en el mundo un promedio del 15 por ciento de los muchachos y un siete por ciento de las muchachas fuman. Así que se puede decir que el número de adolescentes fumadores checos es bastante elevado. Mientras que el número de fumadores mayores de edad checos se va reduciendo poco a poco en los últimos años, la tendencia de los adolescentes es totalmente distinta. Paradójicamente, en la República Checa el número de muchachas fumadoras de 15 años de edad supera en este vicio al de sus madres".

03-02-2004