Un fuerte temporal de nieve irrumpió en la República Checa

27-01-2005

Carreteras cerradas, trenes parados, árboles derrumbados y automóviles arrojados de las vías, tal es el resultado del fuerte torbellino que este miércoles azotó la República Checa.

Foto: CTKFoto: CTK La naturaleza sigue dando testimonios de quién tiene el máximo poder en este planeta. Hasta hace poco parecía que el invierno del presente año iba a ser leve en estas latitudes y acompañado de temperaturas agradables, pero esa ilusión se desvaneció por completo en las últimas horas.

La República Checa, y toda Europa, fue azotada por un fuerte temporal de nieve, que causó serios problemas en varias zonas del país. En algunos lugares, el viento alcanzó los 100 kilómetros por hora, derrumbando árboles e impidiendo el transporte tanto por carretera como por rieles. En Bohemia del Este se cortó la luz a causa del huracán, informó Sárka Beránková, portavoz de la Empresa de Electricidad de Bohemia Oriental.

"El corte de electricidad fue causado por el vendaval, que fue extremadamente fuerte sobre todo en las zonas al norte de la región. Muchos árboles se derrumbaron, y algunos cayeron sobre los tendidos eléctricos, ocasionando la avería".

Foto: CTKFoto: CTK La peor situación fue en Moravia Central y del Norte, donde el Mantenimiento de Carreteras tuvo que declarar el estado de alerta a causa del torbellino, siendo imposible mantener en buen estado las vías, ya que éstas se fueron cubriendo de nuevas y nuevas capas de nieve.

Un elevado número de accidentes de tráfico fue también una de las consecuencias del temporal de nieve que azotó la República Checa. El siniestro obligó a cerrar igualmente varios centros para la práctica de esquí en las montañas checas, entre ellos el área de Mísecky-Medvedín, en el norte del país, según informó su administrador, Zdenek Spilka.

"La situación fue seria, el viento alcanzó los 100 kilómetros por hora, cayeron unos 50 centímetros de nieve fresca, con lo que la capa de nieve llegó a unos dos metros de altura y las temperaturas bajaron a 14 grados bajo cero. Especialmente peligroso fue el vendaval y el peligro de avalanchas, por lo que tuvimos que cerrar temporalmente el área de esquiar".

Mientras que el viento huracanado va abandonando paulatinamente el país, sigue nevando especialmente en las montañas. Los habitantes de esas zonas señalan que no recuerdan ninguna otra vez que cayera tanta nieve en sólo dos días.

27-01-2005