Un checo en el centro de la epidemia del ébola: “Tengo miedo, el riesgo es alto e invisible”

09-10-2014

Dos checos colaboran con la organización internacional Médicos sin Fronteras en Liberia para frenar la epidemia de ébola que azota la región. Uno de ellos, Petr Macek, ha explicado a la Televisión Checa por Skype las duras condiciones de trabajo que tienen que hacer frente.

Liberia, foto: ČTKLiberia, foto: ČTK La epidemia de ébola que se extiende por África Occidental ha acabado hasta el momento con las vidas de 3.430 personas, y más de siete mil permanecen convalecientes. El mayor número de víctimas, 2.000, se registra en Liberia. Allí es precisamente donde ponen su grano de arena los dos únicos checos que de momento se hallan en zona de peligro.

Ambos forman parte del equipo de Médicos sin Fronteras. La Televisión Checa ha conseguido contactar con uno de ellos, Petr Macek, uno de los colaboradores más experimentados de la organización, con 15 misiones a sus espaldas, por ejemplo en Filipinas después del tifón. Asegura, sin embargo, que la actual operación es especialmente dura, tanto por las condiciones como por el riesgo que ha de asumir.

Petr Macek, foto: ČT24 / Médicos sin FronterasPetr Macek, foto: ČT24 / Médicos sin Fronteras “Uno tiene miedo. El riesgo es bastante alto y sobre todo es invisible. Uno tiene que olvidar cosas a las que está acostumbrado, como dar la mano al llegar, tocar el hombro a alguien. Son cosas que desaparecen. Además, aquí las temperaturas son muy altas, y los trajes que llevamos son herméticos, con lo que al final tras 40 o 50 minutos uno está tan cansado que no puede continuar”.

Médicos sin Fronteras planea dejar sobre el terreno a sus trabajadores solo seis semanas, para evitar que el agotamiento lleve al final a cometer errores de gravedad, con lo que Macek debería estar de vuelta en la República Checa dentro de un mes.

El país se encuentra por cierto fuera de peligro de contagio y la situación no ha llevado a las autoridades a extremar las precauciones más allá de lo habitual, y todo a pesar de las recientes infecciones de ébola en España.

Liberia, foto: ČTKLiberia, foto: ČTK Además de los voluntarios que se involucran contra la epidemia de forma privada, el Gobierno checo también ha hecho su aportación, enviando ayuda material que debería llegar a la región en un par de semanas.

El ébola es una enfermedad vírica que se manifestó por primera vez en el ser humano en 1976, en la República Democrática del Congo. La actual epidemia surgió en diciembre en Guinea, de donde se extendió a Sierra Leona, Libera, Nigeria y Senegal. No se conoce vacuna ni medicamento eficaz y la mortalidad suele ser bastante alta, siendo del 50% en el brote actual.

09-10-2014