Un atentado en Afganistán deja cinco soldados checos heridos

Cinco soldados checos resultaron heridos en un atentado terrorista ocurrido este miércoles en Afganistán en los alrededores de la base aérea de Bagram.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Checas, Aleš Opata, y el ministro de Defensa, Lubomír Metnar, foto: ČTK/Šimánek Vít  El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Checas, Aleš Opata, y el ministro de Defensa, Lubomír Metnar, foto: ČTK/Šimánek Vít Un vehículo blindado del ejército checo sufrió un atentado este miércoles cuando se encontraba patrullando los alrededores de la base aérea de Bagram, en Afganistán, a unos 50 kilómetros de la capital Kabul.

Soldados checos en Afganistán, foto: archivo del Ejército ChecoSoldados checos en Afganistán, foto: archivo del Ejército Checo Un coche bomba fue detonado cuando los soldados pasaban cerca, lo que provocó que su vehículo volcase. Este ataque hirió a cinco soldados checos, de los que tres ya se encuentran de vuelta en la base, tal y como explicó a la Radiodifusión Checa el portavoz del Ministerio de Defensa, Jan Pejšek.

“Tres de los soldados heridos ya están de vuelta en la base con su unidad, uno con heridas leves está en observación, y el que fue herido de mayor gravedad tuvo que ser operado, sin embargo, su situación es estable y está fuera de peligro“.

Pejšek añadió que en los próximos días se decidirá si los soldados heridos seguirán participando en la misión o volverán a la República Checa.

El antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército, Jiří Šedivý, quiso destacar que la calidad del equipamiento fue clave para que los soldados pudieran sobrevivir al ataque.

“Hoy en día tenemos materiales que ofrecen un alto rendimiento, como los vehículos blindados y el resto del equipamiento. El intento de destrozar el vehículo ha terminado con soldados heridos, pero todos han sobrevivido, y eso es lo importante“.

Jiří Šedivý, foto: Marián Vojtek, ČRoJiří Šedivý, foto: Marián Vojtek, ČRo Se trata del segundo atentado sufrido por soldados checos en los últimos meses, después del ataque que en agosto causó la muerte de tres de ellos.

Además, este mismo miércoles los medios checos se hicieron eco de una operación especial que el Ejército llevó a cabo esta semana para detener a los responsables del atentado de agosto, una operación que se saldó con al menos un terrorista muerto y varios detenidos. Esto ha abierto un debate sobre si los medios deberían dar información de operaciones tan delicadas, ya que este último ataque se ha producido poco después de que los medios hablasen de la misión especial de captura.

Según fuentes del Ejército, en la actualidad sirven en Afganistán 346 soldados de la República Checa, que forman parte de la misión internacional Apoyo Decidido. Esta misión, dirigida por la OTAN, se encarga de la formación y el asesoramiento de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Gobierno de Afganistán.

Entre los planes del Ejército se encuentra enviar nuevas unidades a la ciudad de Herat, para entrenar al ejército afgano, así como a la provincia de Logar para entrenar a una unidad especial de policías. En esta última provincia la República Checa participa activamente en un proyecto de reconstrucción al que aporta personal civil y militar.