Un astromóvil checo explorará Marte

01-12-2015

La Academia de Ciencias de la República Checa está desarrollando un robot rover que enviará a Marte en 2018. El dispositivo ayudará a buscar vestigios de vida en el cuarto planeta del Sistema Solar dentro del marco de la misión ExoMars 2018.

El rover dela misión ExoMars 2018, foto: ESAEl rover dela misión ExoMars 2018, foto: ESA Un analizador de espectro checo llamado WAM ayudará a buscar indicios de vida en Marte en mayo de 2018 estudiando la superficie y el campo magnético del planeta rojo, explicó Michal Václavík, de la Oficina Espacial Checa.

“El aparato ayudará a verificar si en las tormentas de polvo de Marte aparecen descargas eléctricas y buscará la respuesta a la pregunta de si es posible que las ondas de radio lleguen del espacio interplanetario hasta la superficie de Marte”, dijo.

Según destacó el experto checo, las últimas exploraciones de Marte, como el astromóvil Curiosity, se ocupaban principalmente de la búsqueda de agua en el planeta, cuya presencia al final ha sido confirmada.

El rover checo estudiará terreno para el amartizaje del hombre previsto para 2040

Michal Václavík, foto: ČT24Michal Václavík, foto: ČT24 Por su parte, las nuevas investigaciones centran su atención en la búsqueda de vestigios de vida. Además, se proponen analizar las condiciones de vida marcianas en vista del primer amartizaje de un hombre, previsto para el año 2040.

“Nuestro rover tiene un taladro enorme capaz de penetrar hasta dos metros debajo de la superficie del Marte. Eso es importante, porque las capas superiores se ven deterioradas por la radiación espacial que borra las eventuales señales de vida. Pero a una profundidad de dos metros la capa está intacta y los científicos esperan descubrir allí señales de vida extraterrestre, en caso de que existiera en Marte”, indicó el perito.

El robot checo llegará a Marte gracias al proyecto ExoMars auspiciado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y Rusia. El aparato fue uno de los ganadores del concurso para poder embarcar en la plataforma de amartizaje que en mayo de 2018 será lanzada rumbo al planeta rojo.

Marte, foto: NASAMarte, foto: NASA El precio del aparato checo, que pesará apenas unos kilogramos, podría alcanzar varios millones de euros. El proyecto será financiado del presupuesto nacional checo.

Científicos checos han participado en varios proyectos espaciales a nivel mundial, además de con la ESA colaboran con las agencias de Estados Unidos, Rusia, Japón y China.

Se puede decir que aparatos checos se encuentran casi en la mitad de los satélites científicos lanzados al espacio interplanetario, indicó Václavík. Pero en 2018, por primera vez en la historia, un dispositivo checo llegará a Marte.

01-12-2015