UE ayudará a América Central en seguridad pública

18-05-2009

La Unión Europea quiere ayudar a América Central a combatir la delincuencia y el tráfico de drogas. Ello se desprende de la reunión ministerial del Diálogo de San José con los Veintisiete que se celebró la semana pasada en Praga, con motivo de la sesión del Grupo de Río. Ambos bloques también avanzaron en las negociaciones sobre el Acuerdo de Asociación.

Jan Kohout y Benita Ferrero-Waldner, foto: CTKJan Kohout y Benita Ferrero-Waldner, foto: CTK La Unión Europea expresó en Praga su solidaridad y disposición de ayudar a América Central en la lucha contra el crimen organizado y el contrabando de drogas, personas y armas pequeñas y ligeras.

El viceministro de RR.EE. de Nicaragua, Valdrak Jaentschke Whitaker, destacó al respecto que el problema de América Central no es la producción de la droga, sino el hecho de ser su obligado tránsito.

“Estamos utilizando recursos de nuestra seguridad pública para enfrentar un problema que es de otras regiones. Ya sea más al norte de nuestra región o ya sea hacia Europa. Creemos, entonces, que la responsabilidad debe ser mayor de los países hacia donde se mueve esa droga. Creemos que muchos de los problemas internos de algunos países con respecto a la seguridad pública, la delincuencia o a bandas están vinculados al financiamiento que viene del tráfico”.

En cuanto al futuro Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y América Central, el vicecanciller nicaragüense celebró que los Veintisiete se mostraron flexibles en reconocer las particularidades de la región centroamericana para construir una ‘sociedad’.

“Quisiéramos que fuese lo más rápido posible pero lo que queremos es un buen acuerdo”, apuntó Valdrak Jaentschke Whitaker.

La comisaria para Asuntos Exteriores y Política Europea de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, expresó la esperanza de que el Acuerdo de Asociación pueda ser concluido en la próxima ronda de negociaciones que se efectuarán en Bruselas entre el 6 y el 10 de julio.

“No debemos olvidar mientras tanto el proceso de integración regional centroamericano que es esencial para el buen funcionamiento del acuerdo pues permitirá la libre circulación de bienes, servicios e inversiones de la UE en Centroamérica, lo cual puede contribuir a enfrentar la crisis económica”.

En lo que se refiere a la crisis económica, Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Honduras, Cuba y Ecuador enfatizaron en Praga que la solución no debe provenir del seno del Grupo G-20. Valdrak Jaentschke Whitaker explicó que en este sentido existe cierta contradicción al comunicado común emitido en la XIV reunión ministerial del Grupo de Río y la Unión Europea.

“El mundo no es propiedad de un grupo pequeño de países por muy poderosos, por muy influyentes y por muy ricos que puedan ser. Le damos la bienvenida a las recomendaciones que puedan dar esos países, creemos que es importante que puedan aportarle pensamiento e ideas al mundo, pero en última instancia el sistema de Naciones Unidas, el G-192, es el único grupo que realmente tiene mandato mundial”.

El vicecanciller nicaragüense opina que las decisiones se deben de tomar en la conferencia de Naciones Unidas de alto nivel que tendrá lugar en Nueva York del 1 al 3 de junio de 2009.

18-05-2009