Tres personas inculpadas de corrupción en la primera liga de fútbol

28-03-2013

La Policía checa inculpó este miércoles a tres personas de corrupción en la primera liga de fútbol, sin dar a conocer los nombres de los acusados. Se especula que el caso se refiere al partido entre el Jablonec y el Pilsen (0-2) disputado el año pasado.

Tres personas han sido acusadas de corrupción en un partido de la primera liga de fútbol checa jugado en la temporada 2011/2012. Esas lacónicas palabras las incluye el informe policial publicado este miércoles sin especificar más detalles sobre el caso.

Los tres acusados están siendo investigados mientras se hallan en libertad, indicó Jaroslav Ibehej, portavoz del Departamento para la Lucha contra la Corrupción y la Delincuencia Financiera.

“Según nuestras conclusiones, uno de los acusados supuestamente cometió el delito al recibir el soborno para que, en función de árbitro, influyera el desarrollo de uno de los partidos de la Liga Gambrinus. El segundo acusado debió ofrecer y entregar el soborno, y el tercero asistió a la reunión de estas dos personas, en la que fue entregado el soborno”, dijo.

Según algunos medios de comunicación del país, como la revista Hattrick, todo indica que los inculpados son los árbitros Tomáš Adámek y Pavel Býma, y el funcionario Martin Svoboda.

Los jueces se autodenunciaron en otoño pasado de haber recibido soborno para apoyar al Viktoria Pilsen en el partido contra el Jablonec en que el club cervecero triunfó por 0-2.

“Como árbitro de la Liga Gambrinus he sido sometido en repetidas ocasiones a diferentes presiones para influir los resultados de ciertos partidos y, por desgracia, debo confesar que en uno de los casos acepté el soborno”. Así lo indicó Adámek en una carta enviada a principios de noviembre a los responsables del fútbol nacional.

No obstante, en reacción al informe policial, el árbitro ha subrayado que no ha recibido ninguna acusación, lo que despierta la sospecha de que se trata de un nuevo caso, desconocido hasta el presente.

Sea como sea, el informe policial vuelve a demostrar que el fútbol checo no logra salir del barro de la corrupción en el que está metido en los últimos años.

Este miércoles, la Comisión de Árbitros prefirió convocar a un colegiado alemán para el partido entre el Sparta de Praga y el Pilsen en la jornada 21 de la liga checa de fútbol que se jugará este sábado en la capital.

El árbitro Wolfgang Stark, con asistentes Jan-Hendrik Salver y Mike Pickel, dirigirán el duelo entre el líder de la clasificación, Pilsen, y el equipo praguense, que ocupa la segunda posición, para evitar las especulaciones de corrupción que marcaron el partido de ida, en el que Pilsen se impuso por la mínima gracias a un penal controvertido.

28-03-2013